25/6/11

MIZ







Miz es una pequeña aldea situada en la linde de las comarcas de Sobrarbe y Somontano de Barbastro. Fue un núcleo autosuficiente, economía de subsistencia pura y dura aunque, finalmente, quedó despoblada en los años sesenta principalmente por la falta de servicios básicos.
Estamos ante un bellísimo lugar formado por tan solo dos viviendas; a su alrededor se distribuyen los correspondientes edificios de apoyo: varias bordas, un corral, además de una pequeña herrería.
En su máximo nomenclátor del pasado siglo XX aparece citado con 22 habitantes en el año 1920.
La vivienda principal se sitúa en el centro del núcleo. Es una impresionante casona de dos plantas más la falsa que en los últimos años ha sufrido el derrumbe de la cubierta.
Casa Alta es la que se sitúa más alejada y también se encuentra en ruina. Que sepamos, lleva al menos un centenar de años abandonada.
Completa la pequeña población una pequeña iglesia levantada a comienzos del siglo XVII. Fue reformada convenientemente en los siglos posteriores, especialmente a comienzos del XX. Es un templo de una sola nave y testero recto que antes del derrumbe cubría con bóveda de lunetos. En su muro sur se levanta una pequeña torre a través de la cual se accede al interior de la iglesia.
Como en Miz no disponían de escuela sus niños (dos) tenían que desplazarse diariamente hasta Bara para recibir sus clases diarias.
El mejor acceso es por un viejo camino de herradura que tiene su inicio en el pueblo de Bara, junto a la iglesia, y que nos conducirá hasta Miz en poco más de 40 minutos.

Fotografía 1; Miz (Rubén Gómez)
Fotografía 2; Iglesia parroquial (Aymeric Corno)
Fotografía 3; Cabecera  (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Vivienda principal (Cristian Laglera)
Fotografía 5; Pequeña herrería (Cristian Laglera)


Quiero agradecer a Miguel Ángel y José Luis Allué todos los datos, información y curiosidades que me han contado sobre esta pequeña aldea. Gracias a ellos Miz es un poco más conocido y por lo tanto está un poquito más vivo. Preciosa también la fotografía de la iglesia que me han hecho llegar, tomada a mediados del pasado siglo XX.



Fotografía 6: Iglesia de Miz en los años 40-50 (Miguel Ángel y José Luis Allué)


13/6/11

ARASANZ







Arasanz es otro de los pueblos deshabitados que encontramos en el interior del valle de La Fueva. Fue deshabitado en la década de los sesenta con motivo del recrecimiento del embalse de Mediano; recrecimiento que significó primero su expropiación y después la inundación de sus tierras de cultivo.
Durante el pasado siglo XX mantuvo un total de siete casas abiertas; sabemos que antiguamente llegó a tener un máximo de once.
Destaca sobre el resto de las viviendas casa Moríllo. Es una casona cuadrangular levantada durante el siglo XVI que presenta una torre principal adosada también cuadrada y otra circular flanqueando la fachada principal. Todo el edificio se encuentra en estado ruinoso pero aún así, no carece de interés.
Otro edificio destacado es la iglesia de San Martín (s. XVI). Es un templo de una sola nave con cabecera recta orientada al este, una capilla lateral, sacristía, coro y torre a los pies.
Celebraban sus fiestas grandes el día 11 de noviembre, para San Martín. Las pequeñas eran el 29 de abril, en honor a San Pedro.
En el año 1986 el sindicato Comisiones Obreras se hizo cargo del pueblo, la idea era llevar a cargo un proyecto denominado ARAGA, una especie de granja - escuela de agricultura ecológica que desgraciadamente no llegó a tener éxito.
El acceso lo realizaremos mediante una pista que tomaremos en Tierrantona; son unos 12 kilómetros de pista en regular estado. El último tramo de la pista, en plena bajada hacia el pantano, una cadena nos cortará el paso. Las llaves pueden conseguirse en el ayuntamiento de Tierrantona.


Fotografía 1; Casa Morillo  (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Casa Oliván  (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Iglesia de San Martín  (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Interior de la iglesia; cabecera (Cristian Laglera)


12/6/11

LA CORONA (LA FUEVA)





La Corona es otra de las pequeñas aldeas deshabitadas que pertenecieron a la fortaleza de Muro de Roda, en el valle de La Fueva. Se sitúa a unos 4.5 kilómetros al oeste de Tierrantona.
Fue un lugar de cinco casas, aunque durante el pasado siglo XX ya solo contaba con tres de ellas abiertas. Destacaban las casas Oncins y Cozme.
Al igual que ha ocurrido en otras aldeas cercanas como Ministerio o La Plana, los antiguos vecinos han vendido las piedras de sus viviendas y actualmente no queda ni rastro de cuatro de las cinco casas; no deja de ser una pena.
Solo casa Cozme, de impresionantes dimensiones, aguanta en pie al lado de una pequeña ermita en ruina dedicada a San Pedro.
La aldea carecía de todos los servicios básicos necesarios: médico, escuela o un acceso mínimamente digna; tampoco disponían de electricidad ni agua corriente.
La Corona llego a censar un máximo de 28 habitantes en el año 1940, fue despoblado definitivamente a principios de la década de los setenta.
Actualmente el pueblo (o mejor dicho casa Cozme) está cercado por una valla metálica, parece ser que quieren impedir que las vacas entren dentro de la vivienda y puedan salir lastimadas.


Fotografía 1; La Corona (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Casa Cozme (Marina González)
Fotografía 3; Ermita de San Pedro (Cristian Laglera)


5/6/11

SIERRA DE LOS BLANCOS







Sierra de los Blancos es un pequeño núcleo perteneciente a las Cinco Villas, que dado su cercanía con los límites de la provincia de Huesca me ha parecido interesante incluir en esta Web. Y es que Sierra de los Blancos está situado muy cerquita de Biscarrues, aunque dentro de los límites de la provincia de Zaragoza.
Mantuvo un máximo de 8 casas abiertas durante el pasado siglo XX. Su máximo censo fueron 66 habitantes, estamos hablando del año 1930. Fue a mediados de la década de los sesenta cuando Sierra de los Blancos quedó oficialmente deshabitado.
De entre todas las construcciones destaca la iglesia de Santa Águeda. Es un pequeño edificio de una nave y cabecera recta, facilmente reconocible por los dos grandes contrafuertes de sus muros laterales y por su espadaña campanario de un solo ojo. Solo la iglesia parece aguantar dignamente el tipo, da la impresión que ha sido utilizada para guardar ganado en su interior, triste final le espera.
Paseando por el núcleo mayormente encontramos ruina: tejados hundidos, maleza saliendo por los huecos de las ventanas, maderos apuntando al cielo...
También hay varios carteles repartidos por todo el pueblo avisándonos de la peligrosidad de entrar en los edificios, realmente no hace falta tanto cartel para una cosa tan obvia.
El acceso lo realizaremos por una pista de tierra en aceptable estado (1.5 Km) que tomaremos desde el pueblo de Ardisa.


Fotografía 1; Llegada a Sierra de los Blancos (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Centro del núcleo (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Vivienda  (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Iglesia de Santa Águeda (Cristian Laglera)
Fotografía 5; Púlpito de la iglesia (Cristian Laglera)