30/6/13

SARRATIÁS








Sarratiás es uno de esos lugares que hay que conocer sí o sí. Situado en pleno corazón de Sobrarbe, a medio camino de los núcleos de Bruello y Sarrato, se trata de un pequeño núcleo muy fotogénico y de alto voltaje paisajístico.
Sus dos casas son magníficas, especialmente una de ellas que tiene sus tres plantas abiertas al sur. Las dos plantas superiores tienen unos grandes balcones orientados con la idea de atrapar mejor la luz solar. En todo lo alto luce una chimenea troncocónica típica de la zona.
Además de las viviendas las edificaciones auxiliares son de gran interés, destacando la herraría, el pozo, y dos de las bordas, todos ellos son edificios construidos con piedra con mucha clase y calidad.
Solo un par de los edificios auxiliares se encuentran con los tejados hundidos, el resto de la aldea goza de un aspecto envidiable, merecería la pena un poco de atención para que no acabara igual que otros despoblados cercanos.
Un kilómetro hacía el sur encontramos la ermita de San Lino.
Es un templo moderno, del siglo XIX, consta de una sola nave, cabecera plana y espadaña de un ojo sobre el tejado.
La fiesta mayor de Sarratiás era el día 23 de Septiembre, para San Lino.
Se accede por una pista de algo menos de un kilómetro que tomaremos en Bruello, cerca de Morillo de Tou en la carretera de Aínsa.


Fotografía 1; Llegada a Sarratiás  (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Magnífica vivienda (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Hermoso patio cubierto  (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Otra vista diferente del caserío  (Cristian Laglera)
Fotografía 5; Una de las bordas con llamativo alero  (Cristian Laglera)
Fotografía 6; Ermita de San Lino  (Cristian Laglera)