16/2/16

FRAUCA






Hoy hablaré de un pueblo que posiblemente no suene a la mayoría de la gente, ya que podemos decir que está desaparecido desde hace varias décadas. Estaba situado en pleno valle de Jarlata, aproximadamente a media distancia de las poblaciones de Sabiñánigo y Jaca; su nombre, que aún no lo dije, es Frauca.
Aparece citado en algunos documentos del siglo XV con cuatro fuegos; posteriormente, en el nomenclátor del año 1857 aparece con tres casas y 27 habitantes. Durante el pasado siglo XX apenas mantuvo una población estable que rondaba la media docena de habitantes (1 casa).
Fue un lugar básicamente agrícola; sus tierras eran muy fértiles y el bosque que tenían al lado producía madera de buena calidad.
Las tres viviendas estaban apiñadas, eran grandes volúmenes de mampostería con cubiertas de losa a dos y cuatro aguas. A su lado se levantaban una buena gama de edificios de apoyo, entre los que destacaban algunas bordas de gran tamaño. También merece ser citada una magnífica chimenea troncocónica típica pirenaica de una de las viviendas.
Su iglesia parroquial estaba dedicada a San Saturnino; era un sencillo edificio de estilo popular levantado a comienzos del siglo XVIII. Era un templo de una sola nave y cabecera recta, con una pequeña torre campanario adosada. El cementerio se situaba anexo a la parroquial.
Con el paso de los años las casas y la iglesia se fueron cayendo poco a poco y finalmente el dueño acabó vendiendo las piedras a un vecino de Baros para reutilizarlas en nuevas construcciones.
Hoy, apenas una vieja borda restaurada con un tejado de chapa, un magnífico pozo de agua y algunos muros de apenas un metro de altura que se resisten a caer, nos recuerdan que hace menos de un siglo allí hubo un pueblo que en su momento fue importante; un pueblo llamado Frauca, similar a otros núcleos de la zona como: Jarlata, Navasa o Navasilla, con la diferencia de que en su momento tuvo un poco menos de suerte.


Fotografía 1; Frauca (Ministerio de Cultura, año 1979; cedida por www.sipca.es)
Fotografía 2; Hermosa chimenea (Ministerio de Cultura, año 1979; cedida por www.sipca.es)
Fotografía 3; Frauca en la actualidad (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Único edificio en pie  (Cristian Laglera)
Fotografía 5: Pozo de agua (Miguel A. Barrutia)


8 comentarios:

  1. Buena nuei, soy Pol. Cómo se llamaba esa ermita de Cillas que buscabas?
    Salú

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pol.
      Es la ermita de San Pedro, pero es (o mejor dicho fue) de Cortillas. Creo que deben de quedar vestigios.
      Gracias!!

      Eliminar
  2. Gracias Cristian, tan cerca y nunca supe de su existencia. Buen trabajo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es un caso un tanto sorprendente, tan cerquita de Jaca y Sabiñánigo...

      Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  3. Ese mal remedio de desvestir a un santo para vestir a otro ha propiciado que hoy día no haya nada visible de esta pequeña población.
    Menos mal a los archivos fotográficos y a los testimonios de las gentes que allí vivieron porque si no......

    Bonita y merecida entrada porque tiene muchísimo valor este reportaje.

    Un abrazo Cristian.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras amigo Faustino.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola.
    Me llamo Mariaje, y soy de Jaca. Estaba buscando información a cerca del núcleo de Frauca, y me he encontrado con esta página.
    Hoy mismo hemos visitado el lugar, puesto que mis antepasados vivieron allí, y teníamos ganas de saber cómo se encontraba.
    Nos acompañaba mi madre, a la que su abuelo, que durante años residió allí, le transmitió oralmente datos e historias sobre el pueblo. Por si te interesa, pasamos a darte algunos datos que recuerda sobre ello:
    Las tierras pertenecían a casa El Chocolatero de Jaca. El amo, les arrendó las tierras a mi tatarabuelo Mariano Blasco, y mi bisabuelo Justo Blasco, que pasaron a hacerse cargo de los cultivos y el cuidado de los edificios.
    Mi bisabuelo Justo, y su mujer, que ya tenían varios hijos, tuvieron allí algunos más, como mi abuelo Emiliano. Otros no sobrevivieron a las penurias de la época y fallecieron, siendo enterrados, al igual que el tatarabuelo, en el cementerio del municipio.
    Mi abuelo vivió allí hasta que le llamaron a filas para hacer el servicio militar. El resto de la familia siguió allí hasta que al estallar la guerra civil, tuvieron que buscar un lugar más cercano a Jaca.
    Como dato, decir que además de cultivar las tierras, los animales, los frutales... vendían leña al monasterio de las Benitas de Jaca.
    Como afirmas en el texto, apenas quedan escombros, excepto la borda restaurada y el pozo. Te queríamos preguntar si sabes dónde se ubicaba la iglesia, porque no la hemos encontrado, y nos hacía ilusión hallar las lápidas o cruces de nuestros parientes. Pensábamos que quizá fuera la borda, porque hacia el muro Este tiene una arcada remarcada en la pared, y había unas piedras, entre las zarzas, que podían haber sido del altar, de una pila... una pequeña bañera partida en dos...
    También podía ser un bación para uso doméstico, o igual nada de eso, y le hemos echado imaginación...
    Nada más, perdón por la extensión del comentario. Un saludo, y gracias por el trabajo que haces.

    ResponderEliminar
  5. hola,mariaje;pues yo soy descendiente de quien fue con otras 2 familias mas expropiado por no pagar diezmos y primicias en la se gunda mitad del siglo dieciocho,yo soy antonio...

    ResponderEliminar