16/2/16

FRAUCA




Frauca fue, pero ya no es. De él actualmente solo queda en pie un edificio agrícola y un viejo pozo de agua, y es que tras muchas décadas deshabitado sus viviendas fueron desmanteladas y sus piedras vendidas.

Estaba situado en la conocida como Val Estrecha, muy cerca de Jarlata, al pie de los Capitiellos, curiosa y hermosa formación geológica, aproximadamente a medio camino de las ciudades de Sabiñánigo y Jaca.

Aparece documentado en el siglo XV con cuatro fuegos. En el nomenclátor del año 1857 es citado con tres casas y 27 habitantes. En 1897 mantiene las tres viviendas aunque pierde dos habitantes.

Frauca estaba compuesto por tres grandes viviendas que pertenecían a familias bastante pudientes; sus tierras eran muy fértiles y el bosque que tenían al lado producía madera de muy buena calidad.

Las viviendas estaban apiñadas. Eran grandes volúmenes de mampostería con cubiertas de losa a dos y cuatro aguas. A su lado se levantaban una buena gama de edificios de apoyo, entre los que destacaban algunas bordas de gran tamaño.

La iglesia de San Saturnino fue obra de estilo popular levantada a comienzos del siglo XVIII. Disponía de nave única y cabecera recta, con una pequeña torre campanario adosada a uno de sus paramentos.

Tratando de buscar información sobre Frauca en los pueblos de los alrededores nos contaron que a finales del siglo XIX  era uno de los pocos pueblos que todavía pagaban diezmos y primicias (parte proporcional de sus cosechas y frutos), ya que, en la mayoría de pueblos de la zona ya se había abolido este tributo. En el año 1900 decidieron dejar de pagarlo y fueron demandados. Las tres casas de Frauca contrataron a un abogado de Jaca para que los defendiera, aunque finalmente acabaron perdiendo el pleito y unos años después (1905) se ordenó el desalojo del pueblo. Una de las familias se fue a vivir a Leres, otra a Gracionepel y la tercera a Jarlata. Una vez desalojados el mismo abogado que había defendido a los vecinos de Frauca acabó comprando el pueblo. Poco después las tierras fueron arrendadas a una familia, que habitó el pueblo hasta los años 60, fecha de su definitivo abandono.


Artículo publicado en El Cruzado Aragonés (junio 2019).


Fotografía 1; Frauca (Ministerio de Cultura, año 1979; cedida por www.sipca.es)
Fotografía 2; Hermosa chimenea (Ministerio de Cultura, año 1979; cedida por www.sipca.es)
Fotografía 3: Pozo de agua en la actualidad  (Miguel A. Barrutia)