10/4/17

PARDINA DE SIERRAHÚN







Encontramos situada la pardina de Sierrahún  a unos dos kilómetros al este de Lasaosa, en tierras de la La Guarguera dentro de los límites de la comarca del Alto Gállego.
Podemos aproximarnos por una pista de tierra solo apta para vehículos todoterreno que tomaremos un kilómetro después de rebasar Lasosa en dirección a Nocito. El último tramo deberemos realizarlo a pie.
Llegar hasta la pardina no es sencillo, ya que el espeso bosque de pinos de replantación en que se halla situada hace que no sea visible hasta que estás prácticamente encima.
Una vez allí destaca un edificio situado en el interior de un pequeño recinto cerrado por un muro de piedra. Solo es accesible por su parte trasera pues el costado principal se halla cubierto de maleza. Exteriormente parece un pajar de grandes dimensiones, aunque quizá pudo cumplir otras funciones que desconozco.
Entre tanta ruina y maleza también merece ser destacada una pequeña ermita dedicada a Nuestra Señora de Sierrahún. Es un sencillo edificio levantado en mampostería. Tiene nave única y planta rectangular rematada en testero plano orientado al este. Sus medidas son 7.50 x 3.40 metros. Queda vestigio del arranque de la bóveda de medio cañón que cubría la cabecera. A pesar de su correcta orientación no parece demasiado antigua, quizá del siglo XVIII.
Poco más que destacar de este desconocido lugar. La pardina de Sierrahún se hunde en silencio. El paso del tiempo se encargará de borrar poco a poco cualquier rastro de presencia humana que allí hubo y solo quedará recuerdo gracias a imágenes de archivo como estás que hoy os muestro.


Fotografía 1; Pardina de Sierrahún, llegada  (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Posible pajar; parte trasera  (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Muro de piedra  (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Capilla de Nuestra Señora de Sierrahún  (Cristian Laglera)
Fotografía 5; Cabecera  (Cristian Laglera)





20/3/17

CASA SESA (BESIANS)









Una vez más vamos a desplazarnos a tierras ribagorzanas para hablar de una impresionante casona deshabitada situada muy cerca de la localidad de Besians. La vivienda a la que está dedicado el artículo de hoy es casa Sesa. Se construyó en la cúspide de un pequeño montículo dominante de una buena parte del valle del Ésera.
Tengo que confesar que hasta hace unas pocas semanas casa Sesa había pasado inadvertida para mí. Fue por medio de David Barrabés como tuve constancia de ella. David, sabedor de mi actual trabajo de inventario de ermitas me puso sobre la pista de una capilla en ruina situada junto a esta vivienda. Me explicó detalladamente como llegar y cuando tuve oportunidad, me acerqué a fotografiarla.
La casa tiene dos plantas y es espectacular; tenía todo lo necesario para subsistir aislada en una zona con un clima complicado, sobre todo en invierno; horno, bodega, edificaciones auxiliares dedicadas a diferentes menesteres, capilla...
Entre la vivienda y la pequeña ermita hay un paso abovedado que es una delicia. A pesar de los derrumbes y la maleza todavía se puede recorrer de extremo a extremo.
Precisamente por este paso abovedado accederemos hasta la ermita. Está dedicada a La Virgen del Pilar y se encuentra rodeada por una gruesa capa de maleza. Tuve que desmalezar durante un buen rato para poder aproximarme hasta ella, pero el esfuerzo mereció la pena. Es un edificio de nave única con puerta de acceso a los pies bajo arco de medio punto.
Desconozco la fecha exacta del abandono de casa Sesa, pero pienso que como mínimo se produjo hace 70 años.


Fotografía 1; La Vila de Besians y casa Sesa  (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Llegada  (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Casa Sesa  (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Bodega  (Cristian Laglera)
Fotografía 5; Paso abovedado  (Cristian Laglera)
Fotografía 6; Capilla de la Virgen del Pilar  (Cristian Laglera)




26/2/17

MORENS








Morens es un pequeño núcleo deshabitado perteneciente al municipio de Beranuy. Llegaremos por medio de una pista asfaltada de algo más de un kilómetro que tomaremos desde la carretera de acceso al pueblo de Beranuy.
Fue un lugar de cinco casas; durante el pasado siglo XX alcanzó su techo poblacional en el año 1920, censando 43 habitantes. Hasta hace unos pocos años aún mantenía dos personas censadas; dos hermanos pastores de más de ochenta años.
Paseando por el pueblo vemos cuatro casas en ruina, y otra que parece estár a medio restaurar. Las viviendas de la parte alta están mejor conservadas que las de la parte baja. 
Entre tanta ruina destacan las ruinas de la iglesia parroquial de San Juan Bautista. Es un templo de origen medieval; está situado en la parte alta del pueblo. Es un edificio de una sola nave rematado en ábside poligonal. Antes del derrumbe de la cubierta interiormente se cubría con bóveda de cañón y exteriormente con lajas. El acceso al interior de la iglesia no es posible ya que la puerta se halla bloqueada por los escombros de su propia cubierta. El aspecto que presenta actualmente la iglesia es penoso y fantasmagórico a partes iguales; da la impresión de ser un gigante gravemente herido a la espera de caer rendido al suelo definitivamente. Lamentablemente está condenada. Acabará en el suelo pronto.
Junto a la iglesia, anejo, se sitúa el pequeño cementerio de la localidad.


Fotografía 1; Llegada a Morens  (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Vivienda de la parte baja  (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Una de las casas (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Vista de Morens desde la carretera (Cristian Laglera)
Fotografía 5; Iglesia de San Juan Bautista (Cristian Laglera)
Fotografía 6; Puerta de acceso  (Cristian Laglera)



23/1/17

CASA ADILLÓN (MONT DE RODA)







Casa Adillón es una de las casas que formaron parte de la dispersa población de Mont de Roda.
Hasta Mont de Roda llegaremos por medio de la carretera A-1605, vía que sube desde Graus en dirección a Roda de Isábena y el monasterio de Obarra. Antes de llegar a estas dos últimas poblaciones, a la altura del caserío de la Roca, tomaremos una pista a mano derecha que se adentra en el corazón de Mont de Roda. Justo cuando nos encontremos en Mont de Roda, el pequeño núcleo de población que da nombre a la localidad, una mala pista que nace a nuestra izquierda hacia abajo nos conducirá en pocos metros hasta nuestro destino.
Actualmente casa Adillón se halla totalmente arruinada y engullida por la maleza. Aproximarse a ella es toda una odisea, aunque gracias a las imágenes de mi amigo Francisco Martí, he conseguido algunas imágenes que mi cámara ya no pudo captar, dado el lamentable estado de la vivienda.
Destacaré dos cosas por encima del resto. Por un lado el magnífico dintel de la puerta de acceso con fecha del año 1630 y por otro los restos de una capilla dedicada a Nuestra Señora.
Cercana a casa Adillón se sitúa otra vivienda llamada casa la Pena a la que ya dediqué un reportaje hace unos pocos meses.


Fotografía 1; Casas Adillón y la Pena  (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Casa Adillón   (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Fachada sur   (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Magnífico dintel  (Francisco Martí)
Fotografía 5; Capilla de la casa (Francisco Martí)