4/2/16

CASA OLIVERA




Casa Olivera o "la caseta Olivera" es una vivienda aislada situada en las inmediaciones de Clamosa; se sitúa en la zona más oriental de Sobrarbe, casi en la linde con La Ribagorza. La encontramos junto a la pista (cerrada con cadena) que enlaza las poblaciones de La Aldea de Puy de Cinca y el propio lugar de Clamosa, aproximadamente a mitad de camino.
Perteneció al antiguo municipio de Clamosa, al igual que lo hicieron otras pequeñas aldeas de la zona como Bediello o Caneto.
En el nomenclátor del año 1887 aparece citado como casa de labor con el nombre de “La Caseta”, con un total de 6 habitantes.
La vivienda es enorme, tiene dos plantas más el espacio destinado a la falsa. Se accede por una puerta en arco de medio punto situada en su lado sur.
Junto a la vivienda encontramos algún edificio auxiliar entre los que destaca una borda de buenas dimensiones.
Hay que destacar que casa Olivera tuvo un papel muy importante en la vida de los habitantes de Clamosa y de otros núcleos cercanos. El motivo principal es que era el único lugar de las cercanías donde había teléfono. Es cierto que no se utilizaba con frecuencia, pero sí servía para avisar de alguna enfermedad o defunción a los familiares que residían fuera del pueblo.
Otro de los elementos destacados es que desde La Caseta había un cajón y una sirga sobre el río (hoy pantano) para cruzar objetos, animales y también personas hasta el otro lado de las aguas. El cajón era propiedad de los dueños de casa Olivera. Anteriormente al cajón,  había una barca que se sustituyó por el cajón y la sirga ya que las barcas se perdían frecuentemente por la violencia de las aguas del Cinca.


Fotografía 1; Casa Olivera  (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Borda situada junto a la vivienda  (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Vieja prensa  (Cristian Laglera)



25/1/16

ESCARLÁ (LLEIDA)








Escarlá es uno de los pueblos deshabitados situado en tierras catalanas aunque lindante con la zona más oriental de La Ribagorza. Se construyó sobre un espolón rocoso dominante sobre el valle y el Noguera Ribagorzana.
Se accede desde el pueblo catalán de Pont de Orrit, muy cerca de Arén, a través de una pista que arranca paralela al río Noguera Ribagorzana. La última parte de la pista, de unos tres kilómetros, los realizaremos en brusca subida.
Llegó a tener ayuntamiento propio hasta que se fijó una norma que decía que se debía sobrepasar el número de 30 cabezas de familia para mantener la independencia municipal y desde entonces, pasó a pertenecer al ayuntamiento de Sapeira.
Desconozco el número exacto de casas de Escarlá; por lo que vi en mi visita no debían ser más de seis o siete. En el nomenclátor del año 1970 todavía aparecían censados 7 habitantes; ¿quizá una casa?.
De entre sus edificaciones destaca la iglesia románica de San Juan, muy reformada posteriormente. Es un templo de una sola nave rematado en cabecera semicircular orientada el este. Tiene tres capillas laterales (una al norte y dos al sur) y una pequeña sacristía adosada al ábside. También tiene coro en alto en la zona de los pies. Destaca su elegante torre campanario, aparentemente en mejor estado que el resto del edificio. Llama la atención el derrumbe de una parte de la roca sobre la que levantó la cabecera, llevándose en su caída medio ábside románico, una verdadera lástima.
Penetrar al interior del pueblo no es tarea sencilla. La vegetación y los escombros producidos por los derrumbes mandan. La calle principal se halla totalmente devorada por la maleza siendo muy complicado poder avanzar  unos pocos metros. Aún así, merece la pena intentarlo aún a costa de llevarse algún cariñoso arañazo.


Fotografía 1; Llegada a Escarlá  (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Iglesia de San Juan  (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Torre campanario  (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Detalle del ábside  (Cristian Laglera)
Fotografía 5; Calle principal  (Cristian Laglera)
Fotografía 6; Viviendas  (Cristian Laglera)
Fotografía 7; Vista desde el oeste  (Cristian Laglera)



10/1/16

PARDINA DE ASCASO





Esta semana nos quedaremos dentro de los límites de la comarca de La Hoya de Huesca para hablar de la Pardina de Ascaso; se encuentra situada a menos de dos kilómetros al este de Belsué, con acceso por sendos caminos de herradura bien desde Santa María de Belsué o bien desde el propio pueblo de Belsué.
La Pardina de Ascaso se encuentra situada en una amplia explanada, desde allí, se domina una buena parte del cauce del río Flumen que desciende sobre un lecho ancho y rocoso, lecho en el que se forman una gran cantidad de hermosas badinas. Es una excursión fácil y cómoda, muy agradable de realizar especialmente en otoño y primavera, también en verano si tenemos intención de darnos un baño en las badinas.
Una vez en la pardina encontramos una amplia vivienda de tres plantas con un corral adosado. La casa todavía conserva sus grandes fachadas encaladas, aunque hace años que perdió la cubierta de losa que la coronaba.
Como no podía ser de otra manera en este tipo de núcleos se desarrollaba un tipo de vida prácticamente autosuficiente. Sus tierras de cultivo eran regadas por el río Flumen, encontrándose las más productivas en un meandro en la otra margen del río. Precisamente en ese curioso meandro encontramos también algunos viejos árboles frutales.
En su único nomenclátor del pasado siglo XX la Pardina de Ascaso aparece citada con tan solo dos habitantes, tenemos que retroceder hasta el año 1930.
Años después de su abandono, fue utilizada durante varios años como lugar de acampada juvenil, aunque dado su mal estado hace décadas que dejo de utilizarse para esta función.


Fotografía 1; Pardina de Ascaso, llegada  (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Vivienda  (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Cara norte de la casa  (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Vista este de la Pardina  (Cristian Laglera)



21/12/15

CASA PERALTA





El reportaje de hoy tiene como protagonista a casa Peralta; un impresionante conjunto que encontramos en lo alto de un montículo a mitad de camino de las poblaciones de Secastilla y La Puebla de Castro, a escasos metros de la carretera HU-V-6432.
No es excesivamente complicado encontrar diferentes citas documentales sobre este lugar. Sabemos que en el año 1585 Francisco Ximénez de Sant Román era su tenente. Lo sabemos gracias a un documento en el que inicia su defensa de la propiedad del castillo y lugar de Peralta ante los alegatos de legitimidad de don Juan Bernat de Mur.
A pesar de que todo el conjunto se halla devastado llamará nuestra atención la vivienda principal, bellamente levantada sobre un estrato rocoso. La parte superior de la casa se ha desplomado pero aún así, vemos claras muestras de que estamos ante una casa antaño muy importante.
Destaca una pequeña capilla que encontramos en los bajos de la casa, aunque desgraciadamente, también a sufrido el derrumbe parcial de su cubierta. Está dedicada a Santa Elena.
Buscando censos y nomenclátores sobre casa Peralta vemos que únicamente aparece citada en el nomenclátor del año 1930, censando cinco habitantes.


Fotografía 1; Casa Peralta  (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Ruina generalizada  (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Vivienda  (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Capilla de Santa Elena  (Cristian Laglera)