30/6/19

HUÉRTALO, EL PUEBLO QUE FUE



El libro de Huértalo en el que llevamos trabajando un año y medio ya es una realidad. A través de 10 capítulos hemos recogido su historia, la vida cotidiana, su estructura urbana, la evolución de la población y del número de casas, su despoblación, y un archivo fotográfico de más de 60 fotografías, tanto del pueblo como de su gente. He tenido la suerte y el honor de contar con la participación de Faustino Calderón, buen amigo, que se ha ocupado del capítulo titulado “la vida cotidiana”. Por su parte Marylise Ortíz se ha encargado de recoger la historia del Huértalo desde su primera cita documental. Rafael Margalé ha colaborado con unos magníficos dibujos que han ilustrado algunos de los textos, además de la contraportada. Además, he contado con la ayuda -indispensable- de una buena parte de los antiguos habitantes y descendientes del pueblo.

Comprar el libro a través de la página web de la editorial.



11/6/19

GALLINERO ALTO







Gallinero Alto o “La casa Alta de Gallinero” es un pequeño caserío levantado sobre un otero entre dos barranquillos que vierten sus aguas en el río Vero (Sobrarbe).
Se accede a pie (40 minutos) desde la carretera que enlaza las localidades de Sarsa de Surta y Las Bellostas. No hay camino ni sendero y la gran cantidad de maleza baja que alfombra la falda de la montaña, toda punzante, complica bastante la excursión.
Justo por debajo de esta aislada vivienda se hallan las dos casas (totalmente arruinadas) de Gallinera Bajo, a escasos metros de la carretera, aunque de poco les sirvió pues corrieron la misma suerte que la casa de arriba.
Una vez llegados a Gallinero Alto observamos que el edificio principal está compuesto por dos grandes bloques. La vivienda parece el bloque situado más a oriente. Abre vanos al este y al sur y estaba techada con piedra de laja. Lo más llamativo es la puerta de acceso, que es adintelada. El dintel apoya sobre dos piedras trabajadas y colocadas hacia el interior a modo de salmeres.
Junto a la vivienda quedan restos de un edificio de planta rectangular que, según nos comentaron, son los restos de una pequeña capilla. De ella apenas quedan sus arranques paramentales prácticamente  engullidos por la maleza.


Fotografía 1; Ubicación de Gallinero Alto con respecto a Las Bellostas (Iberpix)
Fotografía 2; Llegada al núcleo (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Vivienda por el este  (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Puerta de acceso  (Cristian Laglera)
Fotografía 5; Posible capilla  (Cristian Laglera)

26/4/19

ESTARONIELLO









Estaroniello es un pequeño pueblo sin censo oficial situado en el valle del río Yaga, municipio de Tella (Sobrarbe).
El acceso lo realizaremos por una pista en buen estado (previo pago de tres euros) que tiene su inicio en la localidad de Cortalaviña.
Fue un lugar de dos casas: Rosendo y Tejedor. Ambas están restauradas y mantienen actividad en verano. Son viviendas de tres plantas, muy sobrias, techadas con teja rojiza a dos aguas. Una de las viviendas presenta una magnífica chimenea troncocónica con espantabrujas cónico en lo alto; esta misma casa tiene una puerta adintelada cegada con el año de 1801 grabado en ella.
Junto a las viviendas se levantan los correspondientes edificios de apoyo, de buena factura todos ellos.
En la parte alta del núcleo hay una pequeña capilla dedicada a San Francisco recientemente restaurada. Se trata de un edificio de planta rectangular con cabecera plana. Nave y cabecera se cubren con bóveda de medio cañón, más estrecha y baja la de la cabecera. La puerta de acceso abre a los pies, en arco de medio punto, bajo el campanario de espadaña de un ojo. El aparejo es de mampostería muy irregular, ligada con abundante argamasa.
Estaroniello alcanzó su techo poblacional en el año 1900, censando 18 habitantes. Quedó deshabitado entre los años 60 y 70 del pasado siglo XX, aunque como ya hemos comentado, los fines de semana y sobre todo en verano mantiene actividad.


Fotografía 1; Llegada a Estaroniello (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Calle principal (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Vivienda con acabado semicircular (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Chimenea (Cristian Laglera)
Fotografía 5; Años 1801 (Cristian Laglera)
Fotografía 6; Capilla de San Francisco (Cristian Laglera)

24/3/19

SEÑÉS









Señés es una localidad situada en pleno valle de la Comuna, valle formado por las localidades de Sin, Serveto y el propio Señés.
Tiene alguna vivienda recuperada, que imagino recibirá visitas los fines de semana y en verano. En nuestra visita (febrero de 2019) encontramos un pueblo totalmente vacío. Según el nomenclátor oficial Señés no mantiene población estable.
Hay una calle principal que de alguna manera puede decirse que articula en núcleo, con las viviendas situadas a ambos lados. Según Pascual Madoz a mediados del siglo XIX Señés abría 30 hogares.
Actualmente la mayoría de las casas permanecen arruinadas, destacando sus grandes balconadas orientadas al sur y alguna chimenea que se resiste a caer.
La iglesia parroquial está a la entrada del pueblo. Se construyó después de la Guerra Civil, poco antes de quedar el pueblo vacío. Está dedicada a Nuestra Señora de la Asunción. Tiene planta rectangular y cabecera plana, de menor altura ésta que la nave. Abre vanos de medio punto en sus costados norte y sur.
No lejos de la iglesia se halla la escuela, lamentablemente sin niños desde hace muchos años.
También merecen mención algunos magníficos edificios de apoyo situados al oeste de las viviendas, destacando un magnífico secadero techado a dos aguas.


Fotografía 1; Señés  (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Vivienda  (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Casa de tres plantas (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Vivienda de gran empaque  (Cristian Laglera)
Fotografía 5; Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción (Cristian Laglera)
Fotografía 6; Escuela (Cristian Laglera)
Fotografía 7; Secadero  (Cristian Laglera)