21/9/14

LUPARUELO







Luparuelo es otra de las muchas diminutas aldeas despobladas que encontramos en Sobrarbe, es un lugar complicado de localizar, se sitúa bajo la falda sureste de la montaña donde se ubica Morcat, casi oculto por un espeso bosque de pinos. 
No es fácil encontrar viejas citas sobre este lugar, en el nomenclátor del año 1887 aparece citado como de "casa de labor" con dos viviendas y 15 habitantes.
Encontramos una gigantesca casona arruinada y casi engullida por la maleza, a la que no pude acceder a su interior, aunque lo más interesante de este pequeño núcleo es su pozo. Se sitúa junto a la vivienda, es un pozo de mampostería con forma circular que cubre con un tejadillo de pequeñas lajas. Su estado actual es magnífico, sorprende encontrar alguna construcción en tan buen estado en un lugar despoblado hace tantas décadas, magnífica noticia.
También merecen mención un par de bordas semiderruidas y el bello camino medieval de que sube desde los huertos de La Gabardilla, lugar también despoblado desde el que accedí tras una buena subida.
Poco más que contar sobre Luparuelo, no es mucho pero sí suficiente para rescatarlo por medio de este pequeño reportaje del olvido en el que lleva sumergido más de 70 años.

Fotografía 1; Camino a Luparuelo  (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Vivienda (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Vista sur (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Pozo de Luparuelo  (Cristian Laglera)
Fotografía 5; Borda en ruina  (Cristian Laglera)


7/9/14

RIN DE LA CARRASCA







Estamos ante uno de los balcones más privilegiados de toda La Ribagorza, desde el viejo pueblo de Rin disfrutaremos de unas magníficas vistas del macizo del Turbón y de una buena parte del valle del Isábena.
A día de hoy el pueblo se encuentra enmarañado por la vegetación, lo encontramos rodeado de gigantescas carrascas que hacen honor a su apellido.
Paseando por el núcleo comprobamos que las calles de Rin de La Carrasca se han convertido en una auténtica selva intransitable, en unos cuantos años apenas quedarán recuerdos de presencia humana.
El edificio más interesante lo encontramos en el centro del núcleo, unos metros al este de casa Rin, allí se encuentra la iglesia parroquial de San Vicente. Nunca una sola fotografía me costó tanto tiempo, más de 25 minutos desmalezando para poder aproximarme al ábside románico. El acceso al interior es prácticamente imposible, me tuve que conformar con algunas imágenes del enmalezado exterior. El único detalle captado por la imagen es el vano rectangular que centra el ábside.
También merece mención casa Rin, impresionante vivienda de tres plantas que lucha diariamente por mantenerse en pie, de lo poco destacable ante un panorama tan dantesco. José y María fueron sus dos últimos habitantes, su casa situada a más de 1200 metros de altitud era la vivienda con más tierras de todo el valle.
Si hay alguien interesado en visitar Rin de la Carrasca, el acceso se realiza por una pista que nace en las cercanías de La Puebla de Roda. A pie tenemos algo más de una hora.


Fotografía 1; Llegada al caserío (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Casa Rin (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Edificio de apoyo (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Ábside románico (Cristian Laglera)
Fotografía 5; Fuente (Cristian Laglera)
Fotografía 6; El Turbón, visto desde Rin (Cristian Laglera)

12/7/14

AYERBE DE BROTO









Ayerbe de Broto era el último de los lugares que me faltaban por conocer de Sobrepuerto. Se encuentra situado sobre una pequeña hombrera que se descuelga por el barranco de San Pedro sobre el cauce del río Ara, en el extremo oriental de Sobrepuerto.
Durante el siglo Ayerbe de Broto XX contaba con once casas abiertas, aunque en el siglo XIX llegó a tener un máximo de dieciséis. La mayoría de sus viviendas se situaban a ambos extremos de una larga calle sobre la cual pasaba el camino iba de Escartín a Broto, calle que hoy está prácticamente intransitable por la maleza y los escombros.
Destacan varias de las bordas en la zona de las eras, a día de hoy (Julio de 2014) se conservan en aceptable estado la gran mayoría de ellas.
  Al este del núcleo se sitúa su edificio más destacado, la iglesia de la Natividad de la Virgen, construida en el año 1799. Es un templo de una sola nave finalizado en cabecera recta con grandes capillas laterales entre sus contrafuertes.
Otro de los elementos más destacados que encontramos en Ayerbe son las chimeneas cilíndricas. Encontramos una buena gama de chimeneas de diferentes formas y estilos, manteniéndose actualmente varias de ellas en pie.
Las fiestas de Ayerbe de Broto se celebraban de día 8 de septiembre, para la Natividad de la Virgen.
Hacía el oeste se encontraba situada la ermita de Santa Eufemia, en ruina desde hace muchas décadas. Cuando la ermita se derrumbó colocaron en su recuerdo una cruz sobre sus ruinas.

Fotografía 1; Llegada a Ayerbe (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Casa Cadena (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Iglesia parroquial (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Interior del templo, pies de la iglesia (Cristian Laglera)
Fotografía 5; Año 1856 (Cristian Laglera)
Fotografía 6; Chimenea de Casa O Yerno (Cristian Laglera)
Fotografía 7; Magnífica borda (Cristian Laglera)
Fotografía 8; Aventadora (Cristian Laglera)