28/1/18

CASA CASTELLAZ (NOCELLAS)








El valle de Nocellas acogió en época medieval un hábitat disperso, que (al menos en una buena parte) llegó vivo hasta mediados del pasado siglo XX. 
La deshabitada casa Castellaz (o Castellar) de Nocellas es uno de los claros ejemplos. Otras de las viviendas que encontramos aisladas en el valle son Torrueco, Terraza o Fortuño.
Casa Castellaz se emplaza a casi 1300 metros de altitud, a unos dos kilómetros al noroeste de Nocellas. Es accesible desde Merli y también desde Morillo de Liena, por deficiente pista de tierra desde ambos lugares. 
Yendo a pie desde Nocellas y dado lo empinado del terreno cuesta llegar hasta la vivienda. Ésta tiene dos plantas y puerta de acceso abierta al oeste de cinco grandes dovelas en arco de medio punto. El aspecto que presenta la casa es muy digno, nada que ver con el vecino lugar de Torrueco. A su alrededor se levantan los correspondientes edificios de apoyo.
Frente a la casa -a escasos 50 metros- se edificó una pequeña capilla dedicada a San Miguel (s. XVII). Se trata de una pequeña estancia de nave rectangular con cabecera plana y puerta dovelada a los pies. Interiormente se cubre con bóveda de medio cañón y exteriormente con lajas a dos vertientes. Se han desprendido algunas lajas de la zona de la cabecera y por ello interiormente presenta algún problema de humedades.
No muy lejos de este lugar, sobre la barrera calcarea que cierra el valle por el norte, se esconden los restos de la vieja ermita de San Pedro de las Picas. Según Gavín -que la fotografió en los años 70- son unas ruinas de muy complicado acceso. Pendiente queda.


Fotografía 1; Llegando a casa Castellaz  (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Vista este  (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Puerta de acceso  (Cristian Laglera)
Fotografía 4; La vivienda desde el sur  (Cristian Laglera)
Fotografía 5; Capilla de San Miguel  (Cristian Laglera)
Fotografía 6; Interior  (Cristian Laglera)






29/12/17

PARDINA DEL SEÑOR







Encontramos la Pardina del Señor a unos tres kilómetros a poniente de la localidad de Fanlo (Sobrarbe). Llegaremos por un bellísimo sendero señalizado (GR 15) que tomaremos desde la carretera que enlaza Sarvisé con Fanlo, aproximadamente un kilómetro antes de llegar a esta última localidad. Desde la carretera hasta la Pardina del Señor tenemos aproximadamente una hora.
Dicho sendero tiene la peculiaridad de contar con una gran diversidad de tipos de árboles: pinos, abedules, chopos... siendo especialmente llamativo recorrerlo en otoño, por la gran variedad de colores que podremos disfrutar.
Una vez llegados a nuestro destino encontramos una enorme vivienda de tres plantas y dos puertas de acceso. Lamentablemente tiene la cubierta hundida, lo cual no es obstáculo para poder ver la grandeza -en todos los sentidos- de la casa.
Junto a la vivienda se sitúan un par de edificios de apoyo. Uno de ellos tiene apariencia de establo y al igual que la casa tiene grandes dimensiones, aunque evidentemente, no levanta tanto.
Justo enfrente de la casa se localiza la fuente, y aislada a unos 50 metros al norte la arruinada (aunque interesante) ermita.
Se trata de un edificio de origen románico. Tiene planta rectangular encabezada por ábside semicircular orientado al este. Se mantiene íntegro el muro norte y una buena parte del ábside. También se conservan algunos fragmentos de la zona de los pies.
La conclusión es que la visita a esta pardina resulta de máximo interés, tanto por la vivienda y la ermita como por el magnífico bosque donde se sitúan. Por cierto, si decidimos continuar el sendero acabaremos en la localidad de Buesa.


Fotografía 1; Pardina del Señor; vivienda  (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Fachada sur  (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Ábside románico  (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Interior de la ermita  (Cristian Laglera)
Fotografía 5; Fuente  (Cristian Laglera)





3/12/17

CASA SALLÁN (CASTIGALEU)







Casa Sallán es otra de las viviendas deshabitadas aisladas que encontramos dentro del término de Castigaleu. Se localiza a unos cuatro kilómetros al norte de esta localidad, con acceso por la pista de tierra que conecta Castigaleu con Mont de Roda.
El conjunto está compuesto por la vivienda y sus correspondientes edificios de apoyo, además de una pequeña capilla de la que no he podido averiguar la advocación. 
A pesar de los años de abandono es un lugar muy interesante de visitar, un lugar que nos retrotrae a tiempos pasados con un estilo de vida muy diferente al actual.
La casa tiene tiene buenas dimensiones y un total de tres plantas. Aunque las dovelas de la puerta de acceso han sido expoliadas, en el dintel de una de sus ventanas podemos leer la fecha de 1693; posiblemente sea éste el año de la construcción de la vivienda. 
Otro elemento destacado es el pajar, con sus gruesos pilares centrales. Es junto a la capilla el elemento mejor conservado, situándose unos metros al norte de la casa.
La capilla tiene planta rectangular, con cabecera plana canónicamente orientada. La puerta de acceso dovelada abre a los pies, bajo el campanario de espadaña. Interiormente se cubre con bóveda de cañón y exteriormente con cubierta mixta de losas y teja árabe.


Fotografía 1; Casa Sallán desde la pista de acceso  (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Vivienda  (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Otra perspectiva diferente  (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Capilla  (Cristian Laglera)
Fotografía 5; Cabecera  (Cristian Laglera)


13/11/17

SAN PIETRO (MASADAS)








Es conocido como "las Masadas de San Pietro" y se sitúan al noroeste de la localidad de Morillo de Sampietro. Se accede por la pista (recientemente restaurada) de acceso a este localidad, con desvío a camino de herradura a la izquierda de la pista cuando ya es visible Morillo de Sampietro.
Se trata de un antiguo despoblado reconvertido en una agrupación de edificios destinados al alojamiento temporal de los agricultores durante sus trabajos en el monte.
Se construyó en un entorno de relieve muy fuerte, aprovechando uno de los pocos lugares llanos existentes en la cabecera del barranco de Morillo. Actualmente el conjunto se halla totalmente devorado por la maleza, siendo muy incómodo desplazarse por su única calle.
A pesar de la maleza se reconocen un par de eras, dos o tres corrales y unos diez edificios que parecen pequeñas bordas y pajares. La mayoría tienen un solo piso, y los que tienen dos son de escasa altura; posiblemente fueran estos últimos los destinados a alojar a los agricultores, ya que la primera planta tiene espacio para instalar un pequeño dormitorio.
Entre tanta ruina y maleza lo más destacado es un dintel monolítico de uno de los pajares en el que además de una gran cruz tallada en el centro, parece que se lee: "PALACIO" y "AÑO 1872".
En un montículo cercano hay restos inéditos de una construcción de la que apenas quedan los arranques de sus muros; sin duda restos mucho más antiguos que las propias "masadas", a los que en otra ocasión dedicaré un reportaje.


Fotografía 1; Las Masadas desde Morillo  (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Llegada a San Pietro  (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Calle principal  (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Edificio cubierto por la maleza  (Cristian Laglera)
Fotografía 5; Ruina y maleza  (Cristian Laglera)
Fotografía 6; Dintel monolítico  (Cristian Laglera)