26/5/13

GINUÁBEL








Ginuábel es otro de los pueblos del valle de La Solana; sus edificaciones están levantadas sobre parte de la ladera derecha del barranco de Yasa.
Al igual que el resto de pueblos del valle fue deshabitado en la década de los cincuenta debido a una disparatada politica de reforestación que finalizó con el abandono de una veintena de núcleos de la zona.
El día que lo visitamos (06-05-13) cuatro jovenes neorrurrales habitaban Ginuábel, el trato fue exquisito, nos enseñaron todo el pueblo y charlamos durante un buen rato.
Durante el pasado siglo XX Ginuábel mantuvo un total de ocho casas abiertas, antiguamente hay datos que hablan hasta de once, gran parte de ellas están situadas en su calle principal, la de Santiago.
Dos edificios destacan por encima del resto en Ginuábel.
El primero es la iglesia parroquial de Santiago (s. XVI); consta  de una nave rectangular, cabecera recta y dos capillas laterales, cubre con bóvedas de medio cañón. El coro se sitúa a los pies, desde allí se accede al interior de la torre.
El segundo edificio que merece mención especial es una torre defensiva del siglo XVII construida a escasos metros de la parroquial. En algún momento del siglo XIX se le adosó una vivienda (casa Agustína) con sus correspondientes dependencias. Magnífica la imagen de ambas construcciones levantadas a la par cuando llegas al pueblo.
También disponían de una escuela hoy arruinada a la que acudían los niños de Ginuábel y los de Muro de Solana.
Las fiestas de Ginuábel se celebraban en Agosto, para San José de Calasanz, tenían una duración de cuatro días.
Carecían de todos los servicios básicos necesarios aunque curiosamente la luz eléctrica les llegó en el año 1945, demasiado tarde, el futuro del pueblo estaba sentenciado con el proyecto del embalse de Jánovas.
La mejor manera de llegar a Ginuábel es por medio de una pista que tomaremos en el punto kilométrico 70 de la carretera Boltaña - Fiscal, cerca de Santa Olaria.

Fotografía 1; Iglesia y vivienda  (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Pila bautismal  (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Huertos trabajados  (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Una de las viviendas  (Cristian Laglera)
Fotografía 5; Escuela  (Cristian Laglera)
Fotografía 6; La herrería con la cubierta derruida  (Cristian Laglera)
Fotografía 7; Fuente  (Cristian Laglera)



9 comentarios:

  1. Joder, la primera foto muy bonita.

    ResponderEliminar
  2. Para mi PPN(pueblo pata negra),broche de oro a La Solana,¿que te voy a contar?,una maravilla;el camino,el entorno,la compañia ,hasta el perro era simpático,aunque un poco desmemoriado:ladraba cada vez que nos veia.Se puede estar de acuerdo o no con la gente que lo habita ahora,lo cierto es que yo no me he encontrado mas que buena gente y que ha impedido que el pueblo se caiga del todo y que se pueda transitar por él.Irrepetible

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue increible, La Solana no decepcione nunca, cada pueblo es diferente y único, todos tienen su encanto.
      Repetiremos!!

      Eliminar
  3. Estoy investigando a cerca de los orígenes de mis familiares y he averiguado que mi tatarabuela era de Casa Juan de Ginuábel. Espero poder ir pronto a visitar lo que queda del pueblo. Gracias por el blog!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Mi madre y todas sus hermanas--o son de casa Juan de Ginuabel. De hecho yo tengo 46 años y con 14 me hide una foto

      Eliminar
    2. Buenas. Si tienes alguna foto antigua de Ginuábel te agradecería si me la puedes hacer llegar. Muchas gracias.

      despobladoshuesca@gmail.com

      Eliminar
    3. La abuela de mi abuela, la que provenía de casa Juan de Ginuabel se llamaba Manuela Castillo, compartes ese apellido?

      Eliminar
    4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  4. Estoy investigando a cerca de los orígenes de mis familiares y he averiguado que mi tatarabuela era de Casa Juan de Ginuábel. Espero poder ir pronto a conocer lo que queda del pueblo. Gracias por el blog!

    ResponderEliminar