1/1/10

LACORT







Lacort fue otro de los pueblos afectados por la construcción del embalse de Jánovas. Como todos sabemos a estas alturas de la película, dicho pantano jamás llegó a construirse, pero provocó la expropiación y expulsión forzosa de unas 150 familias que vivían en una veintena de pueblos del valle.
Durante el pasado siglo XX mantuvo un total de 16 casas abiertas, censando un máximo de 91 habitantes en el año 1950.
En Lacort encontramos viviendas grandes y altas, poco común en el valle. Vemos hermosas fachadas de piedra, tejados de pizarra y robustas chimeneas. De entre las viviendas destacaré casa Puyuelo y casa Bellosta, ambas son casas fuertes con origen defensivo.
Al margen de las viviendas merece ser destacada la iglesia parroquial de San Nicolás (s. XVII). Es un edificio de nave única dividida en cuatro tramos rematada en cabecera recta. A cada lado, se abren dos capillas laterales. Tanto la nave como la cabecera se cubren con bóveda de lunetos. La torre de tres cuerpos está levantada sobre la sacristía.
No muy lejos de la iglesia, en la plaza, se levanta la escuela; a día de hoy sólo conserva las fachadas en pie. Es otro de los edificios que merecen ser visitados si decidimos entrar a conocer Lacort.
Junto al río se conservaba también un magnífico batán, fue el último que quedó en funcionamiento. Finalmente, y como medida de precaución para no perderlo, se trasladó a Fiscal.
Llegaremos hasta Lacort por la carretera N-260, vía que enlaza las poblaciones de Boltaña y Fiscal, a escasos metros del asfalto. Concretamente se sitúa en el punto kilométrico 456.


Fotografía 1; Lacort  (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Casa Puyuelo (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Escuela (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Iglesia de San Nicolás (Cristian Laglera)
Fotografía 5; Cabecera  (Cristian Laglera)