3/1/10

CASERRAS DEL CASTILLO









Caserras del Castillo es uno de los casos más llamativos de pueblos deshabitados dentro de la provincia de Huesca; y es que en las primeras décadas del pasado siglo XX llegó a tener cerca de un millar de habitantes, que se dice pronto.
La construcción de la presa del embalse de Canelles hizo que sus gentes tuvieran que abandonar el pueblo y emigraran a otros lugares, marcharon principalmente a pueblos y ciudades cercanos como Benabarre o Binefar.
El pueblo está destruido, la primera sensación que sientes es que estas ante un pueblo que ha sufrido un bombardeo, es una auténtica odisea pasear por sus calles llenas de escombros.
En todo lo alto destacan las ruinas de su iglesia parroquial, de la que apenas queda su cilindro ábsidal. Es una iglesia románica del siglo XII, está dedicada a Santa María. Sobre ella, dominante, encontramos la torre campanario, símbolo y emblema de los habitantes de Caserras.
En las inmediaciones de Caserras del Castillo encontramos un total de tres ermitas: San Miguel, Santa Sofía y Santa Lucía.
Sobre un cerro cercano, al sur, encontramos la arruinada ermita gótica de San Miguel, y a escasos 100 metros del núcleo la de Santa Lucia, en lamentable estado también.
La de mayor interés está situada a las afueras, a unos dos kilómetros, es la ermita románica de Santa Sofía. Fue construida en el siglo XIII, consta de nave rectangular orientada rematada por un bello ábside de tambor. La nave cubre con medio cañón y el ábside con cuarto de esfera. Al exterior, el ábside no presenta decoración alguna a excepción de un ventanal aspillerado.
Caserras del Castillo es utilizado actualmente por los Bomberos y la Guardia Civil para hacer simulacros de rescates, la verdad es que es un lugar ideal pues reune todas las condiciones para pasar por un lugar que ha sufrído una gran catástrofe.
Sus antiguos vecinos siguen reuniéndose el último sábado de agosto en una nave recientemente construida para no perder el contacto definitivemente con su lugar de origen.
Para llegar a Caserras hay que pasar Benabarre, tomar dirección sur hacia Lérida y después desviarse a la izquierda dirección Estopiñán. Dos kilómetros después un nuevo desvío a mano izquierda nos llevará  hasta Caserras del Castillo, previo paso por Estaña.

Quiero agradecer a Fernando Alvira Banzo su amabilidad por permitirme utilizar su plumilla de la ermita de Santa Sofía, perteneciente a su colección Rincones del Alto Aragón. www.paisajesviajados.com

Fotografía 1; Caserras del Castillo (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Torre campanario, en todo lo alto (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Iglesia de Santa María (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Ermita de Santa Lucía (Cristian Laglera)
Fotografía 5; Ruinas de la ermita de San Miguel  (Cristian Laglera)
Fotografía 6: Ermita de Santa Sofía (Cristian Laglera)
Fotografía 7; Plumilla de la ermita de Santa Sofía  (Fernando Alvira)

7 comentarios:

  1. Que barbaridad, no conocia este lugar, es impresionante...

    ResponderEliminar
  2. Lo que habria dado yo por conocer este pueblo recien despoblado. Tuvo que ser impresionante pasear por sus calles recien marchada la gente.
    De aqui eran los gaiters de Caserras, músicos muy conocidos hasta 1.920 en toda la comarca, tocaban en Benabarre, Graus, Alcampell y toda la Ribagorza, espectacular era su Tonada d´arribada con la que hacian su entrada en los pueblos para marcar el inicio de las fiestas, hasta en las fiestas de San Lorenzo en Huesca llegaron a tocar varios años, y como reconocimiento una calle de Graus lleva su nombre.

    Saludos.

    Faustino.

    ResponderEliminar
  3. Muy buena esta pagina, muy buena.

    ResponderEliminar
  4. habia unas salinas o una fuente de agua salada en la zona. alguien sabria ubicarla?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo leí sobre las salinas, pero no sé ubicarlas. Realmente no recuerdo ni donde lo leí.
      Lo siento.

      Eliminar
    2. Las salinas se encuentran al final del río Guart, junto al embalse de Canelles.

      Eliminar
  5. Mi abuelo materno era hijo del molinero Juan, se llamaba José. De ahi que lo conocían por Pepet del molí de Juan. Un buen hombre donde los haya. El molino donde nació está casi oculto por a maleza y en su mayor parte derruido.

    ResponderEliminar