9/1/10

BERBUSA






Encontramos el bello pueblo de Berbusa en la boca de entrada a Sobrepuerto; está situado en pleno monte de Cantalobos, a medio camino de Oliván y Ainielle.
No hay duda de que tuvo que ser un lugar precioso, de hecho, a pesar de su estado actual sigue siendo un lugar hermoso que merece la pena ser visitado con calma y paciencia.
El pueblo está estructurado en dos barrios separados por el barranco de Toscal. Fue un pueblo de mediado tamaño, durante en pasado siglo llegó a tener un máximo de 10 casas abiertas.
Además de las viviendas, otros edificio que merecen ser destacados son: la casa del pueblo, dos escuelas, casa del maestro, abadía (aunque el párroco residía en Oliván) y la iglesia de San Pedro.
Es curioso que en un pueblo no excesivamente grande hubiera dos escuelas, el motivo es que utilizaban una u otra en función de la climatología.
La iglesia parroquial de San Pedro es su edificio más representativo, a pesar de su lamentable estado. Fue construida a principios de siglo XVIII, según reza una inscripción que encontramos en la puerta de acceso con fecha del año 1703. Consta de nave única, capillas laterales y testero recto.
Los habitantes de Berbusa eran conocidos como "los carboneros", el motivo es que uno de los productos clave sobre los que pivotaba la pobre economía de Berbusa era el carbón.
Llegaremos a Berbusa por medio de una pista restringida que tiene su inicio en la localidad de Oliván. Otra opción es tomar el viejo y zigzagueante camino de herradura que sale también desde la parte alta de Oliván; personalmente recomiendo esta última opción, aunque es más sufrida.

Fotografía 1; Berbusa  (Marina González)
Fotografía 2; Iglesia de san Pedro  (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Una de los dos escuelas (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Hermosa borda en la parte baja  (Cristian Laglera)