23/12/09

ESCUSAGUÁS





Pequeño caserío situado en la cara norte del puerto de Monrepós, muy cerca de la autovía A-23, lugar desde el que se aprecia perfectamente. 
Escusaguás (o Escusaguat) fue un lugar pequeño, muy pequeño. Abrió un máximo de tres hogares (Gavín, Satué y Garcés), aunque en sus primeras citas documentales aparece con tan solo un fuego.
Fue un lugar muy concurrido, pues por aquí pasaban y hacían noche las cabañeras (los pastores con su ganado correspondiente) trashumantes de la montaña. Venían desde diferentes puntos de la provincia, pero principalmente del valle de Tena.
Actualmente Escusaguás se halla devastado. Las viviendas apenas mantienen sus fachadas en pie, con todas las cubiertas derruidas. De lo poco destacable un par de vanos cuadrangulares y alguna barandilla metálica que se resiste a caer. En uno de los extremos de la población hasta hace unos pocos años aún se apreciaban las ruinas de un horno de pan.
En el punto más alto se sitúa la iglesia de Nuestra Señora, unos metros aislada de las viviendas. Es un edifico barroco, que pensamos no puede llevarse más allá del siglo XVII; quizá se levantó sobre los restos de otro edificio anterior. Presenta nave única y rectangular, capilla lateral y cabecera de testero plano orientada al este. La puerta de acceso abre al sur.


Fotografía 1; Llegada a Escusaguás (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Iglesia de Nuestra Señora (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Cabecera (Cristian Laglera)