10/11/22

LA MATOSA (BENABARRE)

 






En las inmediaciones de Benabarre localizamos, sin gran dificultad, una buena cantidad de masos de gran interés para nuestro trabajo. Los masos son explotaciones agrarias situadas fuera de núcleos de población que comprenden las tierras, los edificios de apoyo y la vivienda. Algunos cuentan incluso con capilla. En la comarca de Jacetania las pardinas vendrían a ser su equivalente.

El que hoy ponemos sobre la mesa se localiza a la salida de Benabarre en dirección a Tolva y Puente de Montañana, en plena N-230. Desde Benabarre hasta La Matosa apenas tenemos tres kilómetros de distancia. 

El mas de La Matosa de Benabarre posee una vivienda de planta cuadrangular, de dos plantas más la falsa. Tres pequeñas ventanas perforan su fachada sur. A su costado oriental se adosó un segundo bloque, más moderno, aunque parece que la obra no llegó a concluirse; el mas de deshabitó antes. A la vivienda se accede por una puerta que despliega arco de medio punto de ladrillo. Alrededor de la vivienda se distribuyen algunos edificios auxiliares, construidos a base de adobe y mampuesto.

Un poquito aislada, a escasos metros de la carretera, aunque a un nivel superior, se localiza una pequeña capilla que parece se dedicó a San Roque. Se trata de un edifico de cronología moderna, de planta rectangular orientada al sur. Su interior se cubrió con bóveda de medio cañón, mientras que su exterior se techó con teja árabe a dos aguas. 


Fotografía 1; Mas de La Matosa (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Vivienda (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Capilla de San Roque (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Interior de la capilla (Cristian Laglera)

7/7/22

CASA ROMEROSA (GÜEL)

 







Una vez más vamos a dirigirnos al desaparecido, aunque siempre interesante, municipio de Güel, que en la actualidad se halla integrado en el de Graus. Hoy hablaremos de casa Romerosa, una de las muchas casas que, antaño, lo poblaron. Se trata de una de las viviendas situadas más al noreste del municipio.

Desgraciadamente poco, muy poco queda ya de la vivienda. El paso del tiempo y la ruina hacen caer al pozo del olvido cualquier recuerdo de presencia humana que allí hubo. Además (solo hay que verla), suponemos que casa Romerosa es una de las que más tiempo lleva deshabitada. La visitamos por primera vez en 2015 y volvimos en junio de 2022.

No parece que la vivienda fuera de las más grandes de la zona. Sus ruinas dibujan un edificio de planta rectangular, que a duras penas mantiene un par de metros de altura de muros. Perviven los huecos de algunos vanos, hace tiempo arrancados. También perviven restos de bóvedas de medio cañón en los bajos, quizá correspondientes a alguna bodega. 

A su alrededor subsisten las ruinas de una capilla moderna dedicada a Santa Ana y, a su lado, los restos de su antecesora, dedicada también a Santa Ana. A nuestro juicio, la capilla moderna es lo más interesante del conjunto.

La capilla moderna: posee planta casi cuadrangular y pequeña cabecera plana. La puerta de acceso, en precioso abanico de cinco dovelas, abre a los pies, bajo el campanario de espadaña de un ojo. Su espacio interior se cubrió con bóveda de medio cañón, que milagrosamente aguanta. Exteriormente se techo con piedra de laja del país. Se trata, sin duda, de una construcción de cronología moderna.

La capilla antigua: de ella perviven algunos restos que levantan de 1 a 3 hiladas del suelo en algunos tramos. Según Manuel Iglesias se trata de los restos de una ermita de época medieval. El aparejo así lo indica, aunque el estado lamentable de su cabecera hace complicado saber si poseía ábside semicircular.


Fotografía 1; Llegada a casa Romerosa (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Ruinas de la vivienda  (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Capilla "moderna" de Santa Ana  (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Interior  (Cristian Laglera)
Fotografía 5; Vestigios de la capilla antigua  (Cristian Laglera)

17/2/22

MONREAL

 






Monreal es un pequeño despoblado situado entre las localidades de Fraga y Zaidín (comarca del Bajo Cinca). Se accede desde la carretera A-1234, tomando el camino de la Noria. Transcurridos varios kilómetros, después de dos bifurcaciones, entre frutales, llegaremos a Monreal.

Lo más destacado son las ruinas de la que fue su iglesia, dedicada a Montserrat. Es un templo de origen medieval, de nave única y rectangular encabezado por cabecera de testero plano. Resiste en pie uno de los dos arcos que segmentaba la nave en tres tramos, mezcla de piedra sillar de arenisca y ladrillo. Del segundo arco solo restan los arranques. Presenta dos gruesos contrafuertes en su paramento sur. La portada, se sitúa a los pies.

Poco, muy poco queda ya de del viejo pueblo Monreal. Perviven algunos muros entre los árboles frutales y una fachada que se resiste a caer, único vestigio sustancial del despoblado -además de la iglesia-.

No quiero dejar de citar la cruz, enorme, sobre un pequeño cerro al oeste del núcleo, visible desde el asfalto. Se alzó en el año 1983.


Fotografía 1; Ruinas de la iglesia de Montserrat (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Interior del templo (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Restos de una vivienda (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Cruz de Monreal (Cristian Laglera)

29/12/21

MAS DE ASPRA (BENABARRE)

 






En esta ocasión viajaremos a la comarca de Ribagorza para ocuparnos de uno de los muchos masos que salpican la geografía de esta hermosa e inabarcable comarca, el mas de Aspra. Se trata de un pequeño caserío deshabitado situado sobre un peñasco a media distancia de las localidades de Aler y Benabarre. Es accesible por una pista de tierra que tomaremos desde el punto kilométrico 34 de la carretera N-123. El último tramo deberemos recorrerlo a pie, pues una cadena nos impedirá el paso.

Si nos decidimos a visitarlo encontraremos un mas muy atractivo, de construcciones sobrias aunque algo toscas. En el centro se sitúa la vivienda, de dos plantas más la falsa y cubierta de teja árabe a doble vertiente. Posee dependencias para los animales en sus bajos. A su alrededor se distribuyen los correspondientes edificios de apoyo: una borda, un corral...

Unos metros al oeste de la vivienda se alza un robusto pilaret cilíndrico de mampostería coronado por una cruz metálica. Está dedicado a San Ramón y, milagrosamente, su hornacina todavía aloja la imagen del titular.

Si bien es cierto que podríamos decir que el fenómeno de los masos ha decaído en las últimas décadas en Ribagorza, en la zona de Benabarre e inmediaciones continua muy presente, ya que una buena parte de ellos continúan habitados y en uso: Arp, Clua, Puybert, Torres del Rey, Piniés... son algunos de estos ejemplos. 


Fotografía 1; El mas de Aspra desde el este (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Desde el oeste (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Magnífica construcción con acabado redondeado (Cristian Laglera) 
Fotografía 4; Edificio de apoyo y vieja furgoneta (Cristian Laglera) 
Fotografía 5; Pilaret de San Ramón (Cristian Laglera)

19/11/21

INVENTARIO DE LAS ERMITAS DE HUESCA, TOMO 4 (LA LITERA, LOS MONEGROS, CINCA MEDIO Y BAJO CINCA)

 


Acaba de ver la luz el tomo 4 –y último– del Inventario de las ermitas de Huesca: La Litera, Los Monegros, Cinca Medio y Bajo Cinca (Editorial Pirineo, 296 pág.) Con esta publicación ponemos el punto y final a un trabajo de casi 9 años en el que hemos documentado un total de 2104 edificios. En este tomo se documentan un total de 254 edificios con ficha individualizada y fotografía. El libro incorpora una adenda con 62 edificios que no se incluyeron en los tomos anteriores (principalmente ruinas y vestigios).


COMPRAR LIBRO



17/10/21

FAYÓN (ZGZ)

 






A comienzos de octubre de 2021 visité –aún no lo conocía– el pueblo viejo de Fayón (Zaragoza). A pesar de estar situado (por poco) fuera de la provincia de Huesca y, siguiendo la línea de incluir despoblados lindantes con esta provincia, hemos añadido este despoblado al extenso listado de localidades vacías que componen este blog.

Fayón es un despoblado situado en la zaragozana comarca del Bajo Aragón-Caspe. La construcción del embalse de Ribarroja entre 1958 y 1967 cambió el rumbo de la historia a esta localidad. Fue un pueblo importante, con censos que alcanzaron los 1800 habitantes.

El pueblo fue inundado sin previo aviso, cuando todavía se estaban negociando los convenios de expropiación y sin haber alcanzado un acuerdo sobre el importe de las indemnizaciones.

Tiempo después, con el pueblo cubierto por el agua, algunos vecinos volvieron para rescatar a los santos que habían quedado en la iglesia. Tuvieron que romper con un remo la ventana del coro para poder entrar, cogerlos y ponerlos a salvo. En los primeros días de la inundación se salvó lo que se pudo, un porcentaje muy pequeño en comparación con todo lo que quedó bajo las aguas.

En la actualidad los únicos vestigios del viejo pueblo que perviven son su cementerio y un edificio de RENFE, de tres plantas de altura tipo pabellón. Fue construido para alojar a las familias de los trabajadores de la línea férrea Zaragoza-Barcelona. También resiste la torre de la iglesia, dedicada a San Juan Bautista, emblema de un pueblo sumergido bajo las aguas de un pantano. 

La historia de Fayón es tremenda, y pone los pelos de punta solo escucharla. Una herida abierta, no cicatrizada, que todavía sangra. Una historia que nosotros, desde la provincia vecina, conocemos demasiado bien.



Fotografía 1; La torre de la iglesia desde el mirador (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Torre de San Juan Bautista (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Imagen sacada de una postal  (Postal de Fayón)

Fotografía 4; Casas de Fayón inundándose (Imagen sacada de la red)