30/5/10

PARDINA DE BATARAGUÁ







Bataraguá fue una antigua población medieval reconvertida en pardina posteriormente. Como veremos a continuación Bataraguá fue una población habitada intermitentemente a lo largo de su historia.
Si nos centramos en los últimos siglos vemos que aparece citado en el año 1785 como lugar deshabitado y arruinado, pero que de nuevo, a finales del siglo XIX, volvió a reconstruirse y de nuevo cobró vida. Además de la restauración completa de la iglesia se levantaron dos viviendas y varios edificios auxiliares.
A pesar de todo este esfuerzo Bataraguá mantuvo población estable durante menos de un siglo, quedando de nuevo abandonado en la segunda mitad del pasado siglo XX.
Dejando aparte su historia, el núcleo lo componen dos viviendas de grandes dimensiones; principalmente una de ellas con una gigantesca chimenea adosada. A diferencia de las chimeneas del Pirineo no es la típica troncocónica, y tiene su arranque en la planta baja de la casa.
Su edificio más destacado es la iglesia de Santa María (s. XII). Es un edificio que ha sufrido gran cantidad de reformas posteriores, las más importantes se realizaron en el siglo XIX, cuando se reconstruyó sobre sus propias ruinas. Un desgastado crismón trinitario nos recibe en la puerta de acceso. Es un templo orientado de nave única y desconcertante cabecera semicircular.
La pardina de Bataraguá se sitúa hoy dentro de una propiedad privada, aproximadamente a medio camino de la carretera que enlaza el pueblo de Caldearenas con el pantano de La Peña.


Fotografía 1; Bataraguá desde la carretera  (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Iglesia de Santa María  (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Crismón románico  (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Cabecera  (Cristian Laglera)
Fotografía 5; Vivienda  (Cristian Laglera)


1 comentario:

  1. ¡Qué buen aspecto parece que tiene esa iglesia!

    ¿El resto de edificaciones ya no están visibles o no les sacaste foto?

    Un saludo y gracias por el pueblo

    ResponderEliminar