28/2/10

CLAMOSA










Clamosa es sin duda uno de los pueblos deshabitados más agradecidos de visitar de toda la provincia de Huesca, es un lugar que hay visitar sin prisa. 
Es un pueblo de claro origen militar; se sitúa en lo alto de un cerro rocoso y contaba con un castillo del siglo XI del que apenas quedan algunos vestigios. El castillo se alzaba en la cota más alta del núcleo.  
Fue un pueblo importante. En el año 1834 se constituyó en ayuntamiento. Fue en el año 1845 cuando incorporó a Salinas de Trillo, formando entonces término municipal junto con Lapenilla, Trillo y Salinas, a los que hay que sumar las aldeas de Caneto, Bediello y Samper.
Diecisiete casas y más de 150 habitantes tenía Clamosa a principios del pasado siglo XX. Unas pocas décadas después, la despoblación se cebo especialmente con esta zona a raíz de la construcción de los embalses de Mediano y El Grado.
La mayoría de sus viviendas se construyeron juntas y contra una roca, una estructura típica defensiva muy característica de poblaciones de montaña antiguas. De entre las casas destacaré casa Plana, la única visitable actualmente.
En Clamosa encontramos dos iglesias y dos ermitas, todas en uso durante el pasado siglo XX.
Las dos iglesias las encontramos en el centro del núcleo. La iglesia de La Asunción fue construida durante el siglo XVIII y la de Nuestra Señora de la Esperanza en el siglo XII. Ésta ultima es posiblemente la más importante, al menos si hablamos de antigüedad. Es templo de una sola nave y planta rectangular, finalizada en ábside de tambor cubierto por bóveda de horno. En todo lo alto corona una airosa espadaña de dos ojos.
Las ermitas están dedicadas a San Antonio y a San Martín, ambas están situadas a las afueras. La primera se encuentra en ruina y engullida por la maleza, la segunda todavía se mantiene digna.
De Clamosa proviene la leyenda de "las lumbretas de Clamosa". Lumbretas son almas en pena que vagan por la tierra sin poder llegar al purgatorio. Para librarte de ellas hay que lanzarles una buena piedra foradada.
Hay dos pistas diferentes que nos llevan hasta Clamosa, por La Aldea de Puy de Cinca y por Caneto. Ambas pistas tienen sendas barreras que posiblemente encontraremos cerradas. Personalmente aconsejo la pista que sale desde la Aldea de Puy de Cinca.
La otra opción es hacerlo por un sendero PR que sale desde el despoblado de Lapenilla. El problema es que este sendero esta casi borrado por la vegetación y es muy complicado seguirlo en muchos tramos.


Fotografía 1; Clamosa (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Llegada al despoblado  (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Casas Plana y Latorre  (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Iglesia de La Asunción (Cristian Laglera)
Fotografía 5; Iglesia de Nª Sª de la Esperanza  (Cristian Laglera)
Fotografía 6; Ermita de San Antonio (Cristian Laglera)
Fotografía 7; Ermita de San Martín (Cristian Laglera)