3/1/11

AZPE







Azpe es uno más de los pueblos deshabitados que encontramos situados en la Sierra de Guara. Se localiza en la zona septentrional, en uno de los pequeños vallecitos situados en el eje de las poblaciones de Bara y Nocito. Hay diferentes maneras de llegar hasta Azpe; nosotros solemos acceder desde el cuello Bail, dejando allí el vehículo y recorriendo a pie la pista restringida que nace en dirección sureste por las alturas de la sierra de Aineto, previo paso por el también deshabitado lugar de Abellada, despoblado del que nos ocuparemos en el futuro.

Se localiza en un lugar tan recóndito y aislado como bello. Desde hace más de 50 años, lamentablemente, solo sabe de abandono y ruina.

Durante el pasado siglo XX mantuvo tres casas abiertas. Sus nombres eran: Allué, Azor y Zamora. En el año 1930 todavía mantenía censados 38 habitantes. Si retrocedemos un poquito en el tiempo observamos que en diferentes censos de la época (años 1495, 1543 y 1646) aparece documentado con cinco viviendas.

La más relevante es una casa fuerte que perteneció a los dueños de casa Lardiés de Abellada, aunque no llegaron a vivir en ella. La vivienda, antigua abadía, se gestó con aparejo de mampostería con grandes sillares en las esquinas y varias ventanas aspilleras repartidas por todos sus paramentos. Su aspecto actual es triste, muy triste, el paso del tiempo tampoco ha respetado esta magnífica vivienda.

Otro edificio importante que encontramos en Azpe es la destechada iglesia de Santiago. Se sitúa aislada, hacia el norte. Se trata de un elegante templo barroco del siglo XVIII de nave única y ábside plano. La puerta de acceso dovelada centra el muro meridional. Precisamente en una de sus dovelas está grabada la fecha de 1742. Antes del derrumbe nave y cabecera se cubrían con bóveda de lunetos. Adosada a los pies se halla la torre campanario, de un solo cuerpo y dos vanos de medio punto.

También merecen ser citadas algunas de las bordas en este lugar. Son edificios de gran tamaño y formas diversas que no siguen el estilo constructivo de la zona. Algunas de ellas son verdaderamente hermosas, lástima de la irremediable ruina que se está cebando con ellas sin piedad ninguna.

Las fiestas grandes se celebraban por todo lo alto para Santiago, el día 25 de julio. Las fiestas pequeñas eran el día 31 de diciembre, día de San Silvestre.

Si atendemos al nomenclátor oficial vemos que Azpe mantuvo población hasta mediados de los años 60, momento en el que se vació (parece) que para siempre.

Artículo publicado en El Cruzado Aragonés (septiembre 2018)

Mi agradecimiento a Fernando Alvira Banzo por prestarme su plumilla de la iglesia de Santiago, perteneciente a su colección Rincones del Alto Aragón. www.paisajesviajados.com


Fotografía 1; Llegada a Azpe  (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Casa Azor (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Iglesia de Santiago (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Parroquial de Azpe (Fernando Alvira)