12/2/12

LA LECINA (AINSA)







La Lecina es una de las muchas aldeas deshabitadas situadas en la comarca de Sobrarbe. Perteneció al desaparecido municipio de Santa María de Buil. 
Siempre fue un lugar pequeño, muy pequeño; en sus años de máximo esplendor llegó a tener un total de cuatro casas abiertas: Aguilar, Sánchez, Sidoro y Juan eran sus nombres.
De entre todas las viviendas destaca casa Sánchez: dispone de unos hermosos bajos abovedados, una impresionante chimenea, y un escudo fechado en el año 1611.
Si repasamos censos y nomenclátores vemos que La Lecina en el año 1950 todavía censaba 29 habitantes; finalmente, quedó deshabitada a finales de los años sesenta.
Además de las viviendas La Lecina cuenta con un pequeño oratorio de una nave abovedada, cabecera plana y espadaña de un solo ojo, también en ruina.
El acceso lo realizaremos por medio de una pista que tomaremos muy cerca del desvío de Santa María de Buil. La pista no está en buen estado, además, tenemos que vadear el río 4 o 5 ocasiones. A pie desde la carretera hay una hora aproximadamente.


Fotografía 1; Llegada a La Lecina (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Hermoso crucero  (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Vivienda (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Casa Sánchez (Cristian Laglera)
Fotografía 5; Chimenea de casa Sánchez (Cristian Laglera)


9 comentarios:

  1. No hay nada que decir, sólo ver, admirar, disfrutar ... y ya que no digo nada, al menos te doy sinceramente las gracias por el regalo de tu blog.

    ResponderEliminar
  2. Reconozco que he llegado al blog de rebote, pero me ha impresionado bastante!
    Un gran trabajo, un abrazo de un amigo

    ResponderEliminar
  3. Hayas llegado como hayas llegado muchas gracias Javi, gracias por escribir me hace mucha ilusion...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Acin Fanlo en su libro habla muy bien de esta aldea y en especial de Casa Aguilar lo que unido al buen reportaje que muestras aqui significa que tendre que darme una caminata para verla pues no la conozco.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. He visitado emocionado en vuestro blog el despoblado de La Lecina/A Lecina (Aínsa/L´Ainsa).
    Allí está la casa de mis abuelos maternos, donde nació mi madre. Subía con ella desde el Somontano con cierta frecuencia hasta que emigraron mis abuelos y mis tíos.
    Tengo recuerdos imborrables.
    Precisamente es la casa ERRÓNEAMENTE nombrada en el blog como de AGUILAR. Esas tres fotografías centrales de la columma de cuatro son de la casa de mis abuelos que es CASA SÁNCHEZ.
    El escudo sí es de casa Aguilar, pero esa es otra casa.
    Al mundo le dará igual, pero yo debo hacer esta corrección con total conocimiento por haberla vivido : se trata de casa Sánchez.
    Agradecería la corrección.
    Pero sobre todo quiero agradecer el trabajo y la sensibilidad que rezuma este blog.
    Esa arquitectura que conocí en mi infancia es para mí la más amada y la más bella.
    Aún en la ruina muestra su grandeza y nuestras raíces.
    Un cordial saludo y a vuestra total disposición para cualquier aclaración.

    ResponderEliminar
  6. Muchísimas gracias por la corrección y disculpa el error.
    Si conoces los nombres del resto de las casas te agradecería que me las dijeras para completar la imformación.
    Un saludo.

    despobladoshuesca@gmail.com

    ResponderEliminar
  7. Hola Cristian
    Los nombres de las casas son
    Casa Juan (La más próxima al transformador que está a la entrada de la aldea y que sale en tu primera foto)
    Casa Aguilar: la del escudo (la única despoblada en los años cincuenta-sesenta)
    Casa Sidoro (Isidoro), la casa con la puerta más próxima a casa Aguilar
    Casa Sánchez, la de mis abuelos, con chaminera, arcos y puerta de entrada (antiguamente con escudo también sobre la puerta) respectivamente en las tres fotografías tan bellas que publicas
    Muchas gracias de nuevo

    ResponderEliminar
  8. Muchísimas gracias por todo, cualquier cosa que pueda ayudarte, estoy a tu disposición.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Hace pocos días he tenido la oportunidad de viajar hasta La Lecina, con mi madre (que nació allí) y mi hermana. También con mi sobrino.
    Es lo que yo llamo "turismo de raíces".
    Así las casas y los montes tienen nombres y recuerdos.
    Gracias a tí por mostrar estos recónditos lugares con nombre, con historia y con belleza.
    Un abrazo

    ResponderEliminar