2/1/11

CASBAS DE JACA





Casbas de Jaca es otro de los pueblos deshabitados del Alto Gállego, una comarca que sufrió cruelmente la lacra de la despoblación, principalmente a mediados del pasado siglo XX.
El pueblo está arrasado, el aspecto que presenta es desolador; sus edificaciones se desmoronan lentamente en silencio con los chopos y los pinos como únicos testigos.
Casbas de Jaca fue un lugar de siete casas, la mayoría estaban situadas alrededor de la iglesia. Durante el pasado siglo XX  mantuvo censos que rondaron el medio centenar de habitantes, quedando deshabitado a finales de la década de los cincuenta.
Madoz nos cuenta que tenían escasez de: trigo, centeno, cebada, avena y legumbres, pero que contaban con abundantes y ricas patatas. También nos cuenta que los vecinos se surtían para beber y usos domésticos de una fuente que manaba en el pueblo; precisamente la fuente la encontramos junto a la pista de acceso que sube desde Susín, en nuestra visita, todavía manaba algo de agua.
De las siete viviendas destacaba casa Maza; a pesar de su grandeza a tenido el mismo final que el resto de las casas, ya que se encuentra en estado de ruina irreversible.
A pesar del fatal estado de la totalidad de edificaciones del despoblado, destacan las ruinas de la iglesia de Santiago Apóstol. Consta de nave única, capillas laterales y cabecera recta, con orientación invertida. Adosada se encuentra la torre campanario, que tiene planta cuadrangular y cuatro cuerpos; precisamente por la torre se realiza el acceso al interior del templo.
Si queremos ir a Casbas de Jaca y no tenemos muy claro como, la mejor opción es hacerlo a pie desde Oliván por medio de un viejo camino de herradura, previo paso por el despoblado de Susín. Desde Oliván cuesta unos 45-50 minutos, sin prisa pero sin pausa. También se puede acceder por pista, aunque no lo recomiendo.


Fotografía 1; Iglesia de Santiago Apóstol  (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Vivienda en ruina  (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Una de las fuentes de Casbas (Cristian Laglera)



2 comentarios:

  1. Hombre Cristian, soy bastante feo, pero para que me llames monstruo...pa eso no...jejejeje...
    Fue un placer. Cuando quieras enfilamos por Sobrepuerto. Salú.

    ResponderEliminar
  2. Jejejeje, el placer fue nuestro, de verdad que fue una gozada acompañarte...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar