29/1/11

SIESO DE JACA







Sieso de Jaca -desde junio del año 2005- ya no es un pueblo deshabitado; unos 15 nuevos vecinos se están ocupando de revivirlo poco a poco. Han rehabilitado algunas viejas construcciones y levantado otras sobre los cimientos de las antiguas viviendas. 
Pascual Madoz documenta Sieso de Jaca con ocho fuegos en el año 1845. Su máximo censo del pasado siglo XX fueron los 68 habitantes que tenía en el año 1900.
Es un lugar curioso de visitar, pues se alternan las ruinas de las casas antiguas con las rehabilitadas; también encontramos algunas caravanas repartidas por las calles de Sieso. Hay contenedores de basura en las esquinas, carretillos, botellas de butano en las puertas de las casas habitadas, alguna chimenea funcionando... hay vida en Sieso de Jaca después de muchos años de abandono.
Sieso fue deshabitado en el año 1965, la totalidad de sus casas y tierras fueron vendidas a ICONA para repoblar todo el término de pinos. De todas formas desde hacia unos cuantos años ya había comenzado un lento goteo de gente que abandonaba el pueblo buscando un futuro mejor.
Fue un pueblo agrícola y ganadero, ovejas y vacas eran sus animales predominantes mientras que el trigo y el centeno sus cultivos más utilizados.
Su edificio más emblemático era la iglesia de San Miguel, y digo era porque a finales del año 2010 se produjo el derrumbe de su torre campanario sobre su ábside románico. Fue un templo de nave única rematado en ábside semicircular orientado. Si queréis ver como era este edificio antes del derrumbe tengo un artículo publicado en el blog "Templos que fueron".
Llegaremos hasta Sieso de Jaca por una pista de cuatro kilómetros que nace el las proximidades de Javierrelatre; está bien señalizada. Preferible con todoterreno.


Fotografía 1; Sieso de Jaca en los años ochenta  (Faustino Calderón)
Fotografía 2; Iglesia de San Miguel en la actualidad  (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Cabecera románica  (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Una de las viviendas habitadas (Marina González)
Fotografía 5; Otra de las casas recuperadas  (Cristian Laglera)