6/1/10

BAGÜESTE








Esta semana nos desplazaremos hasta la barrancosa zona del Balcés y el Mascún, para visitar uno de los pueblos deshabitados que en ella se sitúan: Bagüeste. Es uno de los pueblos deshabitados más agradecidos de visitar de toda la zona; pertenece al amplio municipio de Aínsa-Sobrarbe.
Llegó a tener un máximo de nueve casas abiertas, censando un máximo de 79 habitantes en el año 1900.
Sus viviendas y edificios de apoyo están irregularmente distribuidas sobre el cerro, aparentemente están construidas sin ningún orden. Destacan por sus dimensiones un par de casonas situadas en la parte baja del pueblo, principalmente por sus elegantes puertas de acceso, bellas portaladas de medio punto de gruesas dovelas.
Pero sin duda, la joya más preciada que encontramos en Bagüeste es su iglesia parroquial (San Salvador); templo románico de mediados del siglo XII. Es un templo de nave única rematado en ábside cilíndrico orientado, sin presbiterio. A día de hoy (14-01-12) todavía aguantan las bóvedas, la nave se cubre con medio cañón y el ábside con cuarto de esfera. Las capillas laterales se añadieron posteriormente al lado norte y la sacristía al sur.
Hay otro edificio de interés en Bagüeste, a la afueras, allí se sitúa la ermita de San Miguel (s. XVI). Es un edificio construido en mampostería, de nave única y planta rectangular con cabecera plana. Tiene una capilla a cada lado a modo de crucero que le aporta planta de cruz latina.
Si queremos visitar Bagüeste (cosa que os recomiendo), el acceso más cómodo lo realizaremos desde Las Bellostas. Allí tiene su inicio una pista señalizada, sólo apta para vehículo todoterreno, que nos conducirá sin pérdida hasta Bagüeste. A pie algo más de una hora de agradable caminata.

Fotografía 1; Iglesia de San Salvador (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Cabecera  (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Detalle de un vano de la parroquial (A. García Omedes)
Fotografía 4; Vivienda  (Cristian Laglera)
Fotografía 5; Edificaciones cercanas a la iglesia  (Cristian Laglera)
Fotografía 6; Ermita de San Miguel  (Cristian Laglera)