4/1/10

GRUSTÁN







Situado al noroeste de Graus y asomando a mas de 800 metros de altitud encontraremos el viejo lugar de Grustán; ubicado en uno de los más privilegiados emplazamientos que podemos encontrar en toda la zona, sencillamente el lugar es espectacular.
Estamos ante otro de los muchos pueblos ribagorzanos que fueron deshabitados a mediados del pasado siglo XX. Repasando viejos censos y nomenclátores vemos que Grustán aparece todavía con 71 habitantes en el año 1940. Un siglo antes, Pascual Madoz documentó 17 casas y 92 vecinos allá por el año 1845.
El estado del pueblo es desolador, aunque entre tanta ruina hay un edificio que se mantiene en buen estado gracias a las reformas efectuadas en los últimos siglos; la iglesia de Santa María.
Es un templo románico, de primeras fechas siglo XIII. Yo no pude acceder a su interior pues está cerrado bajo llave, pero mi buen amigo Antonio García Omedes me ha cedido varias imágenes de su interior. Precisamente García Omedes nos cuenta en su página web: "Entrar en el templo causa una extraña sensación. Hay suficiente luminosidad proporcionada por sus ventanales como para apreciar la dejadez a la que se halla sometido. La cabecera del templo muestra un amplio cilindro absidal construido en buena piedra sillar y centrado por ventanal de doble derrama. Imposta biselada parcialmente oculta por decoración de moldura de escayola de reformas posteriores en sus laterales. Por encima, bóveda de cuarto de esfera de correcta ejecución que conserva pinturas modernas en que aún se advierten imágenes de los Padres de la Iglesia y el Espíritu Santo. La nave es de notable altura, proporcionalmente corta, y ampliada por estructura añadida a base de coro, sotocoro y escalera de caracol, cubre con bóveda de medio cañón apuntado". 
La torre campanario se construyó a comienzos del siglo XVII. Lo más destacado de la misma es un hermoso reloj de sol situado en uno de sus muros. Por si hay algún interesado en acceder a su interior, la llave hay que pedirla en el ayuntamiento de Graus.
Para llegar a este lugar una vez en Graus tenemos que salir en dirección norte, y poco después giraremos a la izquierda por una carretera asfaltada en dirección a Panillo. Una vez rebasado este pueblo hay que tomar una pista a mano izquierda en el desvío de Pano, después, tras seis kilómetros de pista llegaremos a Grustán.
Por cierto, en las cercanías de Grustán se encuentra la ermita románica de San Miguel, conocida como la ermita de "Los Templarios". Aunque no hay documentación que lo acredite, pudo ser la vieja parroquial de una desaparecida población medieval llamada Casals, que posteriormente fue aldea de Grustán.


Fotografía 1; Iglesia de Santa María de la Peña  (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Cabecera (A. García Omedes)
Fotografía 3; Vivienda  (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Otra de las casas (Cristian Laglera)
Fotografía 5: Ermita de Los Templarios (Cristian Laglera)


5 comentarios:

  1. Espectacular este lugar, me encantaría poder acercarme algún día.

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante todo lo que he visto y leido, un error que he visto sobre Grustan,Madoz lo describio en 1845,y el comentario de Garcia Omedes, esta muy bien , pero quizas en otro color la letra se leeria mejor, Gracias por tus investigaciones, es una pena que se despueblen estos sitios, pero la vida era dura para sus habitantes, mas sana quizas, pero comparandola con las comodidades de las ciudades, no es de extrañar que emigraran, un saludo desde Barbastro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por su comentario y modifico la errata de Madoz, tiene usted razón.
      Un saludo.

      PD; Estudiaré lo del color rojo, hay varios textos en ese color. Quizás lo mejor sea modificalos a blanco.

      Eliminar
  3. Desde hace bastante tiempo que vengo observando que es una pena que este abandonando el patrimonio cultural de la arquitectura de muchas iglesias y otros monumentos recordaré que es una representación muy viva en este caso de la comarca de la Ribagorza aunque existe muchos casos más dentro del conjunto de Huesca y si me extiendo en todo Aragón se que representa un terrible gasto mantenerlo eso representaría en los momentos actuales que muchos monumentos se están desquebrajando y en muchos casos ya es imposible su recuperación pero la desidia y la dejadez nos ha llevado a estos momentos, y creo que las personas que pueden hacerlo y no lo intentan no se dan cuenta que nuestro pasado morirá y no podremos dejar nada, recordaré que aquellos hombres y mujeres que lucharon para engrandecer nuestra histórica los olvidamos sin darnos cuenta que morimos con ellos, dentro de esta información le lo nuestro le agradezco sinceramente el ejemplo de un luchador por mantener vivas nuestra procedencia al muy respetado y querido amigo Cristian Laglera, lastima que sea tan mayor para poderte echar un cable sinceramente te felicito por tu trabajo incansable siempre todo el aragonés que se aprecie de serlo estará a tu lado felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras Jose Luis, eres muy amable.
      Un abrazo.

      Eliminar