11/4/10

SALINAS VIEJO





Estamos ante un pueblo con más de 1000 años de antigüedad. Salinas Viejo se construyó en un difícil entorno debido a la existencia de una antigua explotación de sal. La sal, procedía de un pozo de agua salada que abastecía al Monasterio de Ruesta; aunque Salinas fue principalmente un pueblo agrícola y ganadero.
Salinas Viejo sufrió a finales de la década de los cuarenta unos corrimientos de tierras en su parte baja, que parecer ser, eran bastante frecuentes; eso motivo el traslado del pueblo en el año 1950.
De esta manera nació junto a la carretera Salinas de Jaca, hoy todavía habitado por una docena de personas. En el momento de su abandono, Salinas Viejo contaba con un centenar de habitantes.
Del viejo pueblo hoy sólo quedan en pie las ruinas de una vieja iglesia gótica (s. XVI), advocada a Santa Magdalena. Es un templo de una sola nave cubierto con bóveda de crucería y torre adosada a los pies.
El interior del templo, sobrecoge, no sé si son los agujeros que hay en la bóveda o el color gris y triste del interior, la intuición me hizo tomar las fotografías necesarias y salir rápido.
Unos 200 metros al oeste de la iglesia (pero a un nivel inferior) se encuentran las viviendas; si bien conseguir llegar hasta ellas es casi una hazaña. Se necesita tener espíritu de explorador, un buen machete o una buena bara y no tener inconveniente en acabar con las piernas y brazos llenos de rasguños. Apenas encontramos algunos restos de muros en pie desafiando a la ley de la gravedad, algún tejado que aguanta milagrosamente en pie y escombros por doquier.
Para llegar a Salinas Viejo deberemos de tomar un sendero (PR) que nace en la localidad de Villalangua. También hay otro sendero que tiene su inicio en el pueblo nuevo de Salinas; una hora a pie desde ambos, sin dificultad ni pérdida (aunque todo cuesta arriba).


Fotografía 1; Llegada a Salinas  (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Iglesia de Santa Magdalena  (María Jesús Callau)
Fotografía 3; Vivienda en ruina  (Cristian Laglera)