13/6/10

FABANA




En las cercanías del pico de Guara y el Santuario de San Cosme y San Damián encontramos la ermita de Fabana, lugar que junto con las poblaciones de Panzano y Sotero Raro formó en 1295 la Honor de la Fabana, propiedad de Artal de Azlor.
Fabana fue abandonada por sus pobladores en tiempos de la conquista Musulmana, pero fue de nuevo habitada cuando Huesca fue reconquistada por los cristianos.
Pascual Madoz le adjudica una casa y cinco habitantes en el año 1845.
El edificio consta de tres partes bien diferenciadas: la torre, la nave, y una vivienda que fue adosada posteriormente. A pesar de su lamentable estado actual, bien merece una visita.
El sendero para llegar a Fabana lo tomaremos por la pista que lleva a San Cosme y San Damián por la cola del pantano de Vadiello. Allí nace un sendero que discurre por un hermoso bosque de pinos que en poco más de media hora nos conducirá hasta la ermita.


Fotografía 1; Llegada a la ermita (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Imagen del ábside (Cristian Laglera)