13/8/11

CILLAS









Situado sobre una ladera a escasos metros de Cortillas pero al otro lado del barranco, se alzan las ruinas de Cillas, otro de los pueblos deshabitados que encontramos en Sobrepuerto.
Fue un pueblo de mediano tamaño, al menos si lo comparamos con el resto de localidades de Sobrepuerto.
Llegó a tener un máximo de 16 casas abiertas censando un total de 142 habitantes en el año 1930. A partir de esa fecha comenzó se declive (al menos en cuanto a población), y en el año 1960 ya solo aparecen 49 personas censadas. Unos pocos años después, Cillas quedaría deshabitado. 
A mediados de los años cincuenta fue vendido al Patrimonio Forestal del Estado, siendo repoblado de pinos gran parte de su término. 
A pesar de su lamentable estado actual, todavía podemos apreciar algunos detalles constructivos típicos de la zona.
En cuanto a sus edificios más destacados citaremos en primer lugar la iglesia de La Asunción. Es un templo de nave única rematado en ábside plano, con destartalada torre campanario a los pies.
Otros edificios destacados son sus dos ermitas: San Vicente y San Bartolomé.
La primera de ellas, San Vicente, se sitúa (curiosamente) muy cerca de la iglesia. Lo más destacado es la bóveda apuntada de la cabecera que todavía conserva íntegra. Data del siglo XVI.
Más alejada se sitúa la ermita de San Bartolomé, románica (s. XII). La ermita, muy reformada y muy arruinada, ha perdido gran parte de su aire medieval.
El acceso a Cillas se realiza por una larga pista de tierra (unos 14 kilómetros) que tomaremos desde la localidad de Oliván. La pista solo es apta para vehículos todoterreno.


Fotografía 1; Cillas, llegada (Rubén Gómez)
Fotografía 2; Casa Blas (Marina González)
Fotografía 3; Imagen de La Asución (Rubén Gómez)
Fotografía 4; Interior de la Iglesia (Cristian Laglera)
Fotografía 5; Ermita de San Vicente  (Cristian Laglera)
Fotografía 6; Ermita de San Bartolomé (Cristian Laglera)