24/3/13

TORRE BARÓ







Torre Baró es otro de los muchos  pueblos deshabitados que encontramos en la zona más oriental de La Ribagorza; sus edificaciones se distribuyen sobre un pequeño cerro en las cercanías de Puente de Montañana.
No hay muchas citas documentales en que se cite a Torre Baró, aunque sí sabemos que en el siglo XI aparece en una donación de Ramón Bonfill y su mujer a Ramón Brocard y su mujer. También sabemos que en el año 1610 Juan de Mora aparece como su propietario.
Torre Baró fue un lugar de mediano tamaño, durante el pasado siglo XX mantuvo un total de siete casas abiertas.
La mayoría de las viviendas siguen el modelo constructivo de la zona: gigantescas fachadas de dos y tres alturas, portadas doveladas y grandes balconadas orientadas en su mayor parte hacia el sur. Estamos ante un lugar muy bello, pasear por sus calles es una verdadera delicia.
Aislada a 100 metros escasos del caserío encontramos la iglesia parroquial de la Virgen de Valdeflores, obra románica del siglo XII, muy remodelada y modificada con posterioridad. Consta de nave única con planta rectangular y ábside semicircular; se cubre con bóvedas de medio cañón y horno respectivamente . Las capillas laterales son parte de la reforma posterior. A los pies se encuentra el coro (todavía en pie) y la puerta de acceso dovelada, construida bajo un curioso porche.
El acceso a Torre de Baró lo realizaremos desde el kilómetro 83 de la carretera N-230, y desde allí tomaremos un desvío a nuestra izquierda. Tras recorrer dos kilómetros más de pista asfaltada (y bacheada), tomaremos una nueva pista a nuestra derecha, esta vez de tierra, que en poco más de un kilómetro nos llevará sin pérdida hasta Torre Baró.

Fotografía 1; Llegada a Torre Baró  (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Viviendas  (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Callejeando  (Marina González)
Fotografía 4; Curioso gallinero aprovechando la parte alta de un viejo camión  (Cristian Laglera)
Fotografía 5; Iglesia de la Virgen de Valdeflores  (Marina González)
Fotografía 6; Interior del templo  (Cristian Laglera)


10 comentarios:

  1. Yo hace unos años intenté visitar Torre Baró pero llegando me encontré un vallado y un cartel de "propiedad privada" o similar y decidí no seguir adelante. ¿Se puede acceder libremente?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que me cuentas a ti te pasó lo mismo que me paso a mi la primera vez. Llegasté hasta el final de la carretera asfaltada y es un error (eso no es torre Baró), eso son unas granjas propiedad particular.
      A los dos kilómetros de coger la carretera asfaltada hay que desviarse a la derecha (no está señalizado el desvío) y tomar una pista de tierra que desemboca en Torre Baró. Allí no hay cadenas ni carteles, está totalmente abandonado.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Faustino Calderón27/3/13 01:23

    Yo también soy de los que caí en el error de creer que Torre Baró estaba al final de la carretera, cuando llegué allí había una puerta cerrada con portero automático y cuando llamé nadie me contestó, así que me fui con la frustración de pensar que a Torre Baró lo habían ¨enjaulado¨ como a tantos otros pueblos y nos lo iban a privar de poder verlo y máxime cuando Acin Fanlo en su libro daba muy buenas referencias de este pueblo.
    Afortunadamente veo que fue un equivoco, lo cual me alegro muchísimo y espero poder visitarlo en breve (aunque en mi decir en breve puede suponer un par de años).
    Guapo, guapo, guapo lugar por lo que veo en tus fotografías, parece como si estuviera diciendo : ´´Venir a visitarme antes de que sea demasiado tarde, ahora que todavía estoy bastante entero´´.
    ¡Cuanta belleza desprenden estas imagenes!
    De los mejores reportajes que has sacado últimamente sin desmerecer a los demás.
    Saludos señor Laglera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veo que todos caimos en el mismo error, continuar la carretera hasta el final.
      Como muy bien dices es un lugar muy guapo, no dejes de ir, sea cuando sea, merece la pena.
      Un cordial saludo, Don Faustino.

      Eliminar
  3. Gracias a ustedes dos he aprendido a conocer y además os invito a conocer los pueblos de las tierras altas de Soria que he tenido la oportunidad de patearme hasta el infinito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso mismo le digo yo,pero prefiere la Ribagorza ,el jodido

      Eliminar
    2. La Ribagorza me apasiona, es cierto.
      La última vez te engañe y te lleve para allí, esta vez nos espera el Sobrarbe, que tampoco es moco de pavo...

      Eliminar
  4. Estuve este fin de semana por aquella zona visitando una docena de despoblados, y este es uno de los que más me gustó. Sin duda es encantador por lo pequeño y precioso. También me enteré que ha estado a la venta de manera global, con el acuerdo de sus siete propietarios, pero no han conseguido venderlo. Es una pena que no haya gente o empresas que pudieran llegar a darle vida y uso, porque tiene muchas posibilidades.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo1/1/15 13:57

    Yo estuve allí en el año 77, su fiesta es el segundo fin de semana de septiembre y yo tengo muy buenos recuerdorecuerdos. Me gustaría volves.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es un lugar precioso, aún llevando años deshabitado.

      Eliminar