28/11/14

MONGAY








Encontramos el pueblo de Mongay recostado bajo un gran estrato rocoso en la sierra homónima del mismo, en uno de los lugares más aislados de toda La Ribagorza.  
A finales del siglo XIX y también a comienzos del siglo XX Mongay fue un lugar de seis casas, estaban todas ellas ubicadas longitudinalmente aprovechando el escaso espacio que les ofrecía el gran peñasco que tenían a la espalda.
Fue un pueblo agrícola y ganadero, sus cultivos básicos eran el trigo y la cebada, aunque también tenían olivos y unas cuantas viñas.  
El aislamiento fue desde el principio su mayor enemigo, fue la causa principal de su despoblación en los años sesenta.
Las fiestas de Mongay se celebraban el día 6 de Agosto, para San Salvador.
La iglesia de Santa María consta de una sola nave y cabecera recta. Cubre con tejado a dos aguas sobre el que se levanta un pequeño campanario, el coro se sitúa a los pies.  
El pueblo tuvo la mala fortuna de caer a comienzos de este siglo en manos de unos empresarios que compraron el término y la totalidad del pueblo para su reconstrucción. El principal problema fue no respetar la fisionomía antigua de las viviendas, y el resultado final fue una verdadera tropelía. Finalmente, parece ser que las instancias pertinentes o la falta de presupuesto le impidieron proseguir las obras.
Hago mías las palabras de un buen amigo mío “para acabar así, más vale que lo hubieran dejado morir lentamente”. 

Fotografía 1; Llegada a Mongay  (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Casa Ibars (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Otra espantosa fachada (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Iglesia de Santa María (Cristian Laglera)
Fotografía 5; Torre campanario (Cristian Laglera)
Fotografía 6; Coro (Cristian Laglera)



2 comentarios:

  1. A ver si vienes a Ainsa a dar alguna charla hombre, que por aquí hay muchos pueblos vacios.

    ResponderEliminar
  2. Echo de menos los mapas en las ultimas entradas.
    Saludos desde Graus.

    ResponderEliminar