8/6/20

PARDINA LA ISUALA








La pardina de La Isuala se sitúa a casi 1500 metros de altitud, en una de las laderas de la Manchoya, en pleno corazón de Sobrepuerto. Nosotros accedimos desde Bergua pasando por Ayerbe de Broto, creo recordar que nos costó alrededor de unas tres horas.

La Isuala tuvo dos viviendas. Sus ruinas se sitúan sobre una pequeña elevación, al norte, entre amplias eras. A su alrededor se levantaron sus correspondientes edificios de apoyo: bordas, pajares, corrales... Actualmente la ruina y la maleza (erizones y aliagas principalmente) dificultan la visita a este lugar, aunque conserva todo el encanto de uno de los rincones más desconocidos de Sobrepuerto.

La iglesia nueva se sitúa al este de las viviendas, aislada. A primera vista no se diferencia en nada de cualquiera de las bordas. Presenta planta rectangular y cabecera plana orientada canónicamente. Interiormente se techó con estructura de madera traducido al exterior en piedra de laja a dos vertientes. La puerta de acceso abre al mediodía; desdobla arco de medio punto con bisel. Hace algunos años que la mitad de la arcada se desprendió. Según Adolfo Castán del siglo XVI.

Esta iglesia sustituyó a otra anterior que se localiza al sur del conjunto, en el tozal de la Virgen. Se la conoce como la ermita de la Virgen. Se trata de los restos de un edificio de planta rectangular con cabecera semicircular orientada al este. El hueco de la puerta lo encontramos al sur, descentrado hacia los pies. Presentaba pequeño campanario de espadaña soldado a su costado sur, cerca de la cabecera. El aparejo es de piedra sillar y sillarejo. Al sur, Castán cita una pequeña necrópolis medieval de lajas, que pasó inadvertida a nuestros ojos.


Fotografía 1;  La Isuala  (Cristian Laglera)
Fotografía 2;  La maleza gana terreno  (Cristian Laglera)
Fotografía 3;  Posible vivienda  (Cristian Laglera)
Fotografía 4;  Iglesia nueva  (Cristian Laglera)
Fotografía 5;  Ermita de la Virgen (Cristian Laglera)