5/1/10

VILLACAMPA







El punto de partida en esta ocasión es la carretera de “La Guarguera”. No es la primera vez que acudimos a esta zona para hablar de unos de sus núcleos deshabitados ni tampoco será la última. El pueblo protagonista del artículo de esta semana es Villacampa. Se sitúa en una altiplanicie en la falda sur de la sierra de Picardiello, con acceso por una mala pista de tierra que tomaremos desde el Molino de Escartín.

Villacampa debió de ser una población importante durante los siglos XI y XII como consecuencia de su situación estratégica en la que parece que residieron algunas familias infanzonas.

Su primera mención data del año 1067. En ella se cita al mayordomo Sancho Garcés de Villacampa, en un documento de la colección diplomática de Fanlo. También sabemos que entre los años 1083 y 1100 tuvo como tenentes a Blasco Garcés y García Jiménez.

Aparece citado con tres fuegos en el fogaje del año 1495, los mismos que mantuvo durante el pasado siglo XX. En 1930 Villacampa tenía 18 habitantes.

De las tres viviendas hay una que sobresale (sobresalía es más correcto) por encima del resto: su nombre es casa Chirón. Originariamente fue una torre fuerte de tres plantas, obrada por los Villacampa a comienzos del siglo XVII. El aspecto de casa Chirón y de todo el caserío en la actualidad es deplorable. La ruina generalizada y la maleza se encargan, poco a poco, de sepultar cualquier recuerdo de vida humana que allí hubo. 

Queda para el final la iglesia de San Juan Bautista, sin duda, el edificio más interesante del núcleo. Lo más llamativo es su campanario, ya que se trata de la torre de un antiguo castillo. Es un prisma de planta cuadrada de tres pisos de altura, construido con aparejo de sillarejo. Con posterioridad (s. XVII), se construyó la iglesia, unos metros al sur, aprovechando la torre como campanario. En su paño sur se habilitaron dos huecos donde se situaron las campanas, hoy desaparecidas.

El abandono “oficial” de Villacampa se consumó en los años cincuenta. Fue entonces cuando fue vendido a Patrimonio Forestal del Estado, que no tardó en repoblar todo el término de pino.


Artículo publicado en El Cruzado Aragonés (abril de 2019).


Fotografía 1; Llegada a Villacampa  (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Edificaciones en ruina  (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Torre defensiva  (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Campanario  (Cristian Laglera)
Fotografía 5; Vano cegado  (Cristian Laglera)