2/4/10

TORRUÉLLOLA DE LA PLANA








Pequeña población levantada sobre una pequeña meseta en una de las zonas más recónditas de La Guarguera. Actualmente no es fácil ni cómodo llegar hasta Torruéllola de la Plana. En nuestra opinión la mejor opción es tomar una senda que parte al oeste del también deshabitado lugar de Torrolluala del Obico, que en algo menos de una hora nos conducirá hasta nuestro destino. A Torrolluala llegaremos por una pista de tierra apta para vehículos todoterreno que tomaremos en la carretera de La Guarguera, cerca del desvío de Las Bellostas.

Revisando viejos fogajes vemos que, en los años 1488, 1495, 1543 y 1609 Torruéllola de la Plana aparece citado con cuatro fuegos, que aumentan hasta los seis en el año 1646. Durante el pasado siglo XX mantuvo siete casas abiertas.

La mayoría de las viviendas se concentran en dos calles perpendiculares que desembocan en una pequeña plazoleta en donde está situada la escuela. Además de los niños del pueblo también acudían a clase los de la cercana aldea de Torrolluala del Obico, que antes citábamos. Como dato curioso comentamos que cada habitante de Torruéllola de la Plana y los de la redolada tuvieron que aportar 800 pesetas para la construcción de este edificio.

Casa Barcolino es posiblemente una de las más destacadas del núcleo. Fue reformada a comienzos del pasado siglo. Su hermosa chimenea se hundió hace un par de décadas. Fue la última casa en cerrar sus puertas -año 1965-.

Casa Baja era otra de las viviendas más destacadas. Presentaba cuatro plantas, en la que solían alojarse las maestras que daban clase en la escuela. La vivienda ha perdido la cubierta y el patio que la rodea está totalmente invadido por la maleza. A pesar de la irremediable ruina es fácilmente reconocible por su fachada encalada en color blanco.

La iglesia está dedicada a Nuestra Señora de la Asunción. Es una construcción del siglo XVI, con algunas reformas posteriores. Destaca su portalada de estilo neoclásico, protegida por una serie de angelotes y motilones. Se trata de un edificio de nave única rematada en testero plano orientado al este y capillas laterales a modo de crucero. La torre de dos cuerpos se levantaba sobre la sacristía; lamentablemente solo nos queda su recuerdo en fotografías, ya que dos de sus cuatro lienzos se vinieron abajo en el invierno de 2013.

Como era habitual en este tipo de núcleos (pequeños y aislados) no disponían de médico. El que solía venir habitualmente residía en Secorún, lugar desde el que tenía que desplazarse para cualquier urgencia.
Su pobre economía estaba basada en la agricultura y la ganadería, siendo las ovejas y las cabras los animales más importantes. También cazaban conejos y perdices; economía de subsistencia pura y dura.

Las fiestas grandes eran en agosto, para La Virgen. Las fiestas pequeñas se celebraban para Santa Águeda. Ambas fiestas finalizaban con un baile en la escuela, aprovechando las buenas dimensiones del edificio.


Artículo publicado en El Cruzado Aragonés (octubre 2018).


Fotografía 1; Torruéllola de la Plana  (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Casa Baja  (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Calle principal  (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Escuela  (Cristian Laglera)
Fotografía 5; Torre campanario de la iglesia  (Cristian Laglera)
Fotografía 6; Cabecera (Cristian Laglera)