27/6/10

COLLS








Colls es uno de los pueblos deshabitados situados en la Ribagorza oriental. Se localiza en la parte montañosa del valle del Noguera Ribagorzana, a la izquierda de la carretera N-230, entre las localidades de Puente de Montañana y Arén. Desde esta carretera tomaremos una pista de tierra, en buen estado, que recorridos algo más de cuatro kilómetros nos conducirá hasta el despoblado de Colls.

Es un pueblo muy antiguo. Aparece citado por primera vez en el cartulario de Alaón en el año 819; es por tanto un pueblo milenario.

Las viviendas de Colls se presentan dispersas y arruinadas, asentadas sobre una pequeña colina poblada de pino de repoblación. Durante el pasado siglo XX tuvo un máximo de 12 casas abiertas. En cuanto a su población, aparece citado con 72 habitantes en el año 1930, en el que es su máximo conocido, al menos durante el siglo XX.

Solo las casas más cercanas a la pista de acceso conservan alguna fachada en pie, que por lo general son las más grandes y pudientes. A pesar del lamentable estado en que se encuentra todo el núcleo todavía encontramos algunas portadas de gran interés, principalmente doveladas. No es fácil pasear por Colls; una gran cantidad de escombros siembran sus antiguas calles complicando enormemente la movilidad.

Ubicada entre las viviendas se encuentran las ruinas de la antigua iglesia parroquial, que estaba dedicada a San Pedro. Era un templo de nave única y planta rectangular cubierto con bóveda de medio cañón y cabecera plana. La bóveda se vino abajo hace años y también el campanario de espadaña que coronaba el hastial de los pies. No exageramos lo más mínimo si afirmamos que esta la iglesia, actualmente, es prácticamente irreconocible.

Otro edificio de interés lo encontramos a 300 metros del caserío, muy cerca de la pista de acceso. Se trata de la ermita de Nuestra Señora de Colls, templo de origen románico muy modificado en los siglos XVII y XVIII. Es un edificio de planta rectangular rematado en ábside semicircular orientado al este. Subsiste en pie la bóveda de la cabecera, que es de cuarto de esfera apuntada. La puerta de acceso se sitúa a los pies del muro sur. Exteriormente el ábside presenta unas grietas bastante inquietantes.

En la misma pista que nos lleva a la ermita de Nuestra Señora de Colls (aunque más alejadas) se encuentran las casas Riba y Agustí, ambas arruinadas. La primera de ellas es una gran casona de dos plantas a la que se accede por medio de un bonito arco de medio punto dovelado. A su lado existía una pequeña capilla privada hoy arruinada dedicada a los Santos Juan y Pablo. Era una capillita de planta rectangular cubierta con bóveda de medio cañón y puerta de acceso a los pies. Fechable en el siglo XVIII.


Artículo publicado en El cruzado Aragonés (enero 2019).


Más sobre la desaparecida iglesia de San Pedro.

Iglesia de San Pedro de Colls



Fotografía 1; Colls  (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Casa Coscolla (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Hermosa portada dovelada  (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Iglesia de San Pedro  (Archivo Gavín)
Fotografía 5; Nuestra Señora de Colls (Cristian Laglera)