29/9/10

JÁNOVAS







Sin ningún género de dudas Jánoas es uno de los pueblos deshabitados sobre los que más se ha escrito dentro de la provincia de Huesca. Sobre su abandono tenemos que remontarnos a la década de los cincuenta; el motivo fue la construcción de un enorme pantano proyectado con la idea de producir electricidad. El Estado obligó a la empresa concesionaria Iberduero (hoy Iberdrola) a destinar parte del agua del pantano a los regadíos de la comarca de Monegros y esta decisión no gustó a la eléctrica porque reducía sus expectativas de beneficios. Sin embargo, finalmente aceptaron ya que era la única manera de contar con fondos públicos para la construcción del pantano. 
A principios de la década de 1960 se iniciaron las expropiaciones y unos años después, ante la negativa de algunos vecinos a marcharse la empresa empezó a dinamitar las casas vacías de los vecinos que lo iban abandonando como medida de presión para los habitantes que todavía residían en Jánovas. La voladura de las viviendas y el posterior cierre de la escuela hizo imposible seguir viviendo en Jánovas.  
Capítulo aparte merecen Emilio Garcés y Francisca Castillo, los últimos habitantes de Jánovas. Todo un ejemplo de tenacidad y lucha, además de dignidad. Este matrimonio simbolizó la resistencia aguantando todo tipo de penurias y vejaciones durante muchos años, resistiendo hasta el 20 de Enero de 1.984

Jánovas fue un pueblo grande, al menos si lo comparamos con los pueblos del valle de La Solana y Ribera del Ara. En el año 1900 tenía más de 200 habitantes repartidos en sus más de 30 casas; anteriormente, Madoz le adjudicó un total de 35. Jánovas fue mayormente fue un pueblo agrícola y ganadero, tenían buen ganado lanar y vacuno. Contaban con un molino harinero que proporcionaba también la distribución eléctrica desde la central al pueblo y a al mesón de Frechín, que estaba situado en el camino de tierra que desde la carretera nacional desciende hasta el río Ara. De entre todos sus edificios destacaba (y destaca) su iglesia parroquial, fue construida bajo la advocación de San Miguel en el siglo XVI. Consta de una sola nave finalizada en cabecera recta con torre de tres cuerpos adosada al este. La portada original de esta iglesia fue trasladada a Fiscal para protegerla de la más que irremediable ruina a la que estaba condenada.


Fotografía 1, Jánovas desde la carretera (Marina González)
Fotografía 2; Calle principal (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Viviendas (Marina González)
Fotografía 4; Iglesia de San Miguel (Cristian Laglera)  
Fotografía 5; Portalada de la iglesia de Jánovas, hoy situada en Fiscal (Cristian Laglera)



7 comentarios:

  1. Janovas, sin duda la población abandonada más conocida de todo el pirineo. Me encantaría recorrer algun dia esas calles diafanas y sentir de nuevo el aire fresco que por alli se respira y disfrutar de la naturaleza que lo invade todo allá donde te metas.

    ¡Me encanta esta población!

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Que fotos mas bonitas, la primera me encanta.

    ResponderEliminar
  3. Hace muchos años que busco un lugar en la red como tu blog, gracias por hacerlo. Desde que conozco Huesca me asombra la cantidad de pueblos que están deshabitados. Espero seguir tu espacio y visitar alguno de esos mágicos lugares que tú me muestras, otra vez, gracias.

    ResponderEliminar
  4. Muchisimas gracias a ti por tu interes,espero que te gusten las fotografias y que te animes a visitar alguno de estos pueblos.
    Un saludo.

    Cristian.

    ResponderEliminar
  5. Mi casa era un barco velero
    cada vez que madre hacia la colada,
    con velas de sabanas blancas
    tendidas a los vientos de estas montañas.
    Un barco de piedra en el valle,
    anclado hace siglos a orillas del ara,
    frente a la isla de la velilla
    y entre las costas de fiscal y boltaña.

    quien me iba a decir a mi,
    que soñaba con el mar,
    que en un maldito pantano, ayayay,
    mi casa iba a naufragar.

    a jánovas digo adios,
    a la velilla y lacort;
    adios, barquitos hundidos, adios;
    mi pobre pais, adios.

    y aunque han pasado muchos años
    no podre olvidar nunca aquella mañana
    en que descubri que no solo en los cuentos
    siguen existiendo piratas.

    cuando al abordaje tomaron
    el pueblo y tuvimos que marchar de casa,
    y al ver las lagrimas de madre
    a pique se me fue de golpe la infancia.

    quien me iba a decir a mi,
    que soñaba con el mar,
    que en un maldito pantano, ayayay,
    mi casa iba a naufragar.

    a jánovas digo adios,
    a la velilla y lacort;
    adios, barquitos hundidos, adios;
    mi pobre pais, adios.

    fuegos fatuos entre las ruinas,
    restos de naufragio en una triste playa:
    aun hay noches en que navega
    por mis pesadillas un buque fantasma.

    y siempre que surca mi alcoba
    despierto empapado de sudor y rabia,
    pues se que han venido a anunciarme
    que en mi pueblo muerto ha caido otra casa.

    quien me iba a decir a mi,
    que soñaba con el mar,
    que en un maldito pantano, ayayay,
    mi casa iba a naufragar.

    a jánovas digo adios,
    a la velilla y lacort;
    adios, barquitos hundidos, adios;
    mi pobre pais, adios.

    mi pobre pais, adios


    La Ronda De Boltaña

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por compartir con tod@s esta tu afición (imagino...) de recorrer y recopilar info de los pueblos abandonados. Un abrazo !!!!

    ResponderEliminar

  7. JÁNOVAS, LACORT, LAVELILLA…

    ¡Si hubiera sido una ardilla
    Y visto lo que pasó!
    A mis hijos pequeñitos
    Se lo hubiera yo explicado
    Y así, de padres a hijos
    (Es ley de Naturaleza
    Donde hay la mayor nobleza)
    Sabríamos detalles prolijos
    De unas tristes voladuras.

    Pues saltando, en las alturas,
    En los árboles frondosos,
    Hubiera sido toda ojos
    Y os lo estaría contando.

    ¡Pero no soy una ardilla!
    Soy un pobre montañero
    Que recorre con esmero
    Las trochas del Pirineo.
    Yo todo lo miro y veo,
    Y, sentado en esta silla
    Con la plumilla en la mano,
    Con alguna lagrimita
    Que mi vieja piel irrita
    Os hablo como un hermano.

    Si hubiera sido una ardilla
    Con tronco de nueces lleno,
    Con abrigo de piel bueno
    Para pasar el invierno,
    Comiendo el fruto ahora tierno,
    Os contaría las vidas
    De aquellos pobres aldeanos
    Del valle de la Solana.
    ¿Por qué? ¡Porque a mí me da la gana!

    Porque al fin, todo se sabe
    Y en este mundo no cabe
    Que quien se atreve a obrar mal
    Quede sin justo castigo.
    Si lo hubiera visto, digo,
    Con vista fenomenal,
    En la iglesia yo os diría
    Que mucha gente cabía,
    Era una iglesia normal.

    Que en la plaza, en las fiestas,
    Música buena sonaba;
    La gente… se enamoraba.
    Y las banderas, ¡enhiestas!

    Que en el río, se bañaban
    En días de gran calor,
    Testigo fue del amor
    Y de cómo allí lavaban.

    Que en los huertos, la verdura,
    Esplendorosa crecía;
    En el bosque, seta prieta,
    La gente bien recogía.
    Con modestia se vivía,
    Casas de piedra robusta,
    ¡Que calles más elegantes!
    Así eran las cosas antes.
    ¡A mí, el progreso me asusta!

    En la escuela, clase había,
    Allí, la chiquillería,
    ¡Ya lo creo que aprendía!
    Y cuando al recreo salía,
    ¡Vaya alegre algarabía!

    Con estas rimas sencillas
    Que os escribo con ternura
    Os contaré la aventura
    De Jánovas, Lavelilla…

    ¡Porque no soy una ardilla!
    Soy un viejo montañero
    Que lee con atención
    Sobre cualquier desafuero
    Como este ¡Qué emoción
    Sentirá quien era niño
    En los años horrorosos
    Del desalojo del pueblo
    Y vuelva a pisar sus calles!

    ¡Todo el pueblo es ahora un grito!
    No, Jánovas no te calles,
    ¡Que lo sepa todo el mundo,
    Que se comente en la Red,
    Si no sabéis, aprended!
    ¡Vaya caso tan inmundo!

    Entré en la iglesia, imponente,
    ¡La imaginé con la gente!
    ¡La piedra de las paredes
    Con las uñas saltaría!

    De Jánovas llevo tierra
    En las botas, las limpié
    En jardinera de flores.
    Pero algo siempre queda,
    Conmigo la llevaré…
    Siempre, de mil amores!

    Jánovas, Lacort, Lavelilla…
    …Valle de la Solana!
    En mis ojos algo brilla,
    ¡Ojalá vuelva mañana!

    Valentín Alcazo, enero 2015



















    Entrada más reciente Entrada antigua Página principal



    3 comentarios:









    kalceno1 de julio de 2011, 22:50

    Un articulo muy dibulgativo e interesante. Felicidades
    Responder






    Soraia19 de septiembre de 2012, 17:17

    ESTE AÑO PUDIMOS CONOCER EL PUEBLO, Y CON LA SUERTE DE ENCONTRARNOS CON UNO DE SUS ANTIGUOS HABITANTES, QUE MIENTRAS CAMINÁBAMOS ENTRE LAS RUINAS DE SU PASADO, NOS CONTO JUNTO A SU MUJER GUPUZKOANA, COMO SUCEDIERON LAS COSAS.
    Fue un dia estupendo ya que a mi me encanta perderme entre estos restos del pasado y si ademas tengo la suerte de conocer un poco de su historia mejor que mejor. espero de corazon que los ciudadanos recuperen sus casas y sus tierras de las que tubieron que marcharse a su pesar, como este buen hombre con el que tubimos la suerte de coincidir
    Responder






    Juanmi30 de junio de 2013, 18:46

    Saludos. Justo hace unos días estuve por allí, me enteré de la historia y me acerqué para ver el pueblo. Fue una pena todo lo que le ocurrió, personalmente pienso que su rescate es posible, solo hay que mirar otros municipios de las cercanías que han sido reconstruidos o como mínimo restaurados. Ojalá el tesón de la gente le de sus frutos.
    Saludos por el interesante trabajo que desarrollais.
    Ciao.
    Responder




    ResponderEliminar