17/4/11

LA CORONA (SANTALIESTRA)





Silencio y soledad, pero sobre todo silencio. La verdad es que estoy mas que acostumbrado a la ausencia de voces, coches y ruidos en la mayoría de los despoblados, pero lo del día de hoy a sido verdaderamente sobrecogedor, ni una mosca, ni una ráfaga de viento en los 45 minutos que ha durado mi visita a La Corona, solamente mis pisadas en la hierba.
Durante el pasado siglo La Corona mantuvo cuatro casas abiertas; Casa Costa, Casa El Soltero, Casa Paul y Casa Ramonchúan, pertenece al municipio de Santa Liestra y San Quílez.
El estado del pueblo es de ruina absoluta, solo una de las casas aguanta el tipo, sorprendentemente conserva hasta los cristales de las ventanas.
La vegetación se está apoderando sin contemplaciones del pueblo, hay dos de las viviendas a las que es imposible acercarse, están "escoltadas" por una nube de maleza y escombros a partes iguales que imposibilitan la tarea.
La Corona quedo despoblado a finales de los años setenta y llego a tener un máximo de 31 habitantes.
En las cercanías se encuentra la ermita de Santiago, el problema fue que al ir muy justo de tiempo no pude localizarla, incluyo una imagen del Sipca para completar el reportaje.
Es un templo construido en mampostería, de planta rectangular cubierto con tejado de losa a dos aguas.
El acceso a La Corona lo realizaremos por una pista que tomaremos en Santaliestra. Son casi cuatro kilómetros solo aptos para vehículo todoterreno, a pie me costo un poquito mas de una hora, todo cuesta arriba.


Fotografía 1; Núcleo central de La Corona (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Arruinada vivienda (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Hermosa borda  (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Ermita de Santiago (Marta Puyol Ibort, cedida por Sipca www.sipca.es)

1 comentario:

  1. Amigo Cristian el silencio es fundamental cuando estas en un despoblado, si acaso solamente oir el canto de los pajaros en alguna chopera cercana pero nada más, el silencio es la banda sonora de los pueblos vacios, pero como bien dices algunas veces es sobrecogedor el ambiente, parece que hasta se ¨oye¨el silencio,y no te digo nada si es un dia oscuro amenazando tormenta pero yo esas sensaciones no las cambio por nada, parece que estas aislado del mundo cuando estas en un sitio asi y me imagino a esa misma hora miles de gentes paseando como hormigas por la Gran Via de Madrid y yo disfrutando de un lugar para mi solo.
    Buena entrada esta aldea de La Corona, no la conozco solo tenia una pequeña referencia por el libro de Jose Luis Acin.

    Saludos.

    ResponderEliminar