11/12/11

BERROY








Berroy es otro de los pueblos que “engordan” la ya de por sí amplia lista de pueblos deshabitados situados en la comarca de Sobrarbe. Se sitúa en la vertiente sureste del pico Berroy, aprovechando su cara menos pendiente. Todo un balcón natural desde donde disfrutaremos de unas privilegiadas vistas de una buena parte del valle del río Ara. Se puede llegar en vehículo todoterreno por pista que tomaremos en las inmediaciones de Bergua. Otra opción es hacerlo a pie, como lo hicimos nosotros, por sendero que parte desde la pequeña localidad de Lardiés.

Sabemos que pertenecía al arcedinato de Rava en al año 1279. Aparece documentado con cuatro fuegos en los años 1495 y 1609. Ya posteriormente, en época moderna, llegó a tener un máximo de 16 hogares. Estos son los nombres de las casas que, hasta el momento, hemos documentado: Sanromán, Sasé, Franco, Marcela, Lucas, Benita, Ballarín, Gaitero, Lacasa, Marina y Santolaria. En el año 1920 Berroy censaba 90 habitantes. Quedó deshabitado a finales de los años sesenta.

Las casas se edificaron sobre la ladera, aparentemente sin ningún orden. Casa Sasé llamó nuestra atención desde el primer momento. Se sitúa al oeste del caserío. Es una impresionante casona de tres plantas que forma un conjunto cerrado al exterior con sus correspondientes edificios de apoyo. La puerta de acceso es adintelada con bisel, con interesante dintel decorado por piquillo conopial coronado por una cruz, en donde se señala en año de 1774. También llamó nuestra atención un pozo adosado a la cocina, a cuya parte superior
 se accedía directamente desde una ventana abierta en la misma cocina. Y por supuesto su chimenea, típica troncocónica de la zona, que todavía muestra un aspecto más que digno.

Brilla con luz propia, a pesar de la ruina, la iglesia de San Ramón Nonato (s. XVI). Se trata de un templo con planta de cruz latina y triple cabecera plana. La torre de dos pisos se superpone al ábside central y la sacristía se ubica en el costado sur de la cabecera. En las capillas hay restos de pinturas barrocas, posiblemente de mediados del siglo XVIII.

Muy cerca de la pista que baja a Bergua se encuentran las ruinas de una ermita dedicada a Santa Marina. Se trata de una ermita alzada en el siglo XIX, posiblemente sobre los restos de alguna ermita de cronología anterior. Se construyó con aparejo de mampostería. Tiene planta rectangular y cabecera plana. Aguanta en pie la bóveda de cañón de la cabecera, aunque se ha hundido la estructura de madera que cubría la nave. La puerta de acceso, de dintel monolítico, abre a los pies. La romería se celebraba el día 15 de agosto; había misa cantada y se bendecía pan.

Las fiestas de Berroy se celebraban el día 31 de agosto, día de San Ramón Nonato.



Artículo publicado en El Cruzado Aragonés en (noviembre de 2019).


Fotografía 1: Berroy (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Casa Sasé (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Chimenea de casa Sasé (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Iglesia de San Ramón Nonato  (Cristian Laglera)
Fotografía 5; Triple cabecera  (Cristian Laglera)