11/12/11

BERROY








El pueblo de Berroy se sitúa en la zona media del pico homónimo, unos centenares de metros por encima del núcleo de Lardiés. Sus arruinadas edificaciones agonizan lentamente mientras son devoradas sin piedad por la maleza y lo que es peor, el olvido.
El pueblo está situado en un lugar privilegiado; desde allí disfrutaremos de unas magníficas vistas del valle del Ara y una buena parte del de La Solana.
Berroy fue un lugar de mediano tamaño. Llegó a tener un máximo de 16 casas más la casa de la abadía; en el año 1920 aún censaba 90 habitantes. A pesar de todo fue deshabitado a finales de los años sesenta.
Las viviendas son en su mayoría amplias, de dos y tres plantas todas ellas. Se encuentran situadas en la parte alta del pueblo, en bastante mal estado todas ellas. Aparentemente están construidas sin ningún orden, esto sumado a la gran cantidad de maleza y escombros que encontramos por sus calles hace que su visita sea un tanto caótica; no es un lugar cómodo de visitar.
A pesar de tanta ruina, de entre las viviendas, destacaré casa Sasé, con su magnífica chimenea típica pirenaica.
El edificio más destacado de Berroy, sin duda, es la iglesia parroquial de San Ramón Nonato. Es un templo de cabecera triple con torre campanario adosada, la sacristía se ubica en el costado sur de la propia cabecera. El templo al igual que el resto del despoblado está arruinado, la cubierta yace derruida en el suelo y si entras al interior vas caminando sobre sus escombros (madera y lajas principalmente). Es complicado visitar la iglesia sin llevarte de recuerdo algún cariñoso arañazo, las zarzas custodian concienzudamente la entrada del templo.
Las fiestas de Berroy se celebraban por todo lo alto en pleno verano, el día 31 de Agosto, para San Ramón.
Si estamos interesados en visitar Berroy, podemos acceder por medio de una pista de tierra que nace desde la bacheada carretera que conduce a Bergua. La pista que sube a Berroy solo es apta para vehículos todoterreno, especialmente el último tramo. Otra opción (la que yo tomé), es ir caminando a través una senda que nace en el pueblo de Lardiés, senda que es muy fácil perder, ya que hay tramos en los que está casi desaparecida. La subida me costó unos 45 - 50 minutos, todo cuesta arriba, el premio fue un centenar de fotografías de este hermoso lugar.


Fotografía 1: Berroy (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Casa Sasé (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Chimenea de casa Sasé (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Iglesia de San Ramón Nonato  (Cristian Laglera)
Fotografía 5; Triple cabecera  (Cristian Laglera)


8 comentarios:

  1. Jodoo Cristian,la cuesta se las traia menos mal que pudiste entrar a la iglesia ,prueba conseguida!.Feliz navidad te esperams ansiosamente en 2012

    ResponderEliminar
  2. Adrian Salinas13/12/11 13:41

    Que bonitas las fotos, sobre todo la chimenea.
    Me ha encantado este reportaje.
    Una pena tener que esperar hasta 2012 para ver tu próximo pueblo.
    Feliz navidad a todo el mundo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Blas, Adrian, la verdad es que Berroy es un lugar encantador, la pena es que es complicado moverse por el pueblo, demasiada maleza.
    Felices fiestas!!

    ResponderEliminar
  4. Te esperamos 2012, Féliz Navidad.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Nach, pasa buenos días.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. que bonito ¡¡¡¡lo que me pierdo por vivir tan lejos.PELIZ NAVIDAD CRISTIAN¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  7. Jejeje, gracias Ines, la verdad es que es un sitio precioso, me sorprendio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hola; te he conocido por el concurso de 20 Minutos: Muy buena iniciativa, enhorabuena por la idea y por el trabajo.

    Un saludo,

    Jose - http://josearnedo.blogspot.com/

    ResponderEliminar