11/3/12

CAÑARDO






La reportaje de hoy está dedicado al deshabitado lugar de Cañardo, otro de los muchos pueblos deshabitados que encontramos en la carretera de La Guarguera.
Fue siempre un pueblo pequeño, muy pequeño; en algunos documentos del siglo XV aparece citado con cuatro fuegos, que posteriormente se redujeron a tres.
La totalidad del núcleo se halla derruido con la excepción de una borda restaurada. Y es que las tierras de Cañardo siguen siendo trabajadas regularmente y es habitual ver gente si visitamos el pueblo.
Lleva despoblado desde la década de los 60; en su máximo nomenclátor del pasado siglo XX aparecía citado con 16 habitantes (año 1920).
Entre tanta ruina, destaca la iglesia parroquial de San Martín, templo fechable en el siglo XVII. Consta de una sola nave dividida en tres tramos cubierta con bóveda de cañón con lunetos y testero plano. La torre campanario se desplomó hace algunos años conservando solo uno de sus lienzos en pie. Aunque el templo todavía conserva la techumbre, los graves daños en la cubierta hacen presagiar un rápido y triste final del edificio.
Por si hay algún interesado en visitar Cañardo, el acceso se realiza por medio de una pista restringida de unos 700 metros que tomaremos en las cercanías de Laguarta.


Fotografía 1; Llegada a Cañardo (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Fachada de una de las viviendas (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Iglesia de San Martín (Cristian Laglera)


6 comentarios:

  1. Que sorpresa a mitad de semana Cristian,como dices es un pueblo que lo ves desde la carretera a riesgo de caerte por el puente abajo con el coche por mirarlo pero con la barrera ahuyentan al personal,otra maravilla de la carretera de la Guarguera(tambien es el punto donde las hijas empiezan a estar hartas de tantas curvas y te dicen que no van a volver mas contigo)

    ResponderEliminar
  2. jejeje, la verdad es que esa carretera se hace larga la jodida...
    Un saludo Blas.

    ResponderEliminar
  3. Estuve allí hace años, cuando la torre estaba en pie.

    ResponderEliminar
  4. En este pueblo se me despertó la afición por los pueblos abandonados, y so que había estado en muchos antes pero ninguno como mi primera visita a Cañardo. Estuve allí hace muchos años, la mayoría de casas se conservaban bien, en algún sitio tengo que tener buenas fotos del conjunto. Dormí allí, en un saco de dormir a la intemperie, el silencio es estremecedor, nunca lo olvidaré. Más tarde volví, como 5-6 años después, sobre el 1998 y poco había cambiado. Siempre que estoy por Huesca ejerce una atracción sobre mi para ir a verlo, pero ya con niños... es todo más dificil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que interesante...
      Pues yo desgraciadamente Cañardo lo conocí ya muy derruido, tal y como está ahora, ni la torre de la iglesia llegué a ver en pie.
      Mi afición por los despoblados comenzó en Puy de Cinca, allá por el año 2003, si no recuerdo mal.
      Gracias por comentar y te animo a que lo hagas siempre que quieras.
      Un saludo.

      Eliminar
  5. Cañardo, ¿cerca de Laguarta?

    ResponderEliminar