15/4/12

SASA DE SOBREPUERTO








Sasa es otro de los pueblos tristemente abandonados que encontramos en Sobrepuerto; se sitúa a medio camino de los núcleos de Cillas y Bergua, perfectamente enlazado por bellos caminos de herradura.
Mantuvo un total de 9 casas abiertas, la mayoría de ellas son de gran tamaño y están construidas bajo el estilo casa-patio. Destacan sobre el resto casa Mingué y casa Ramón, las mejor conservadas a día de hoy; merece la pena acercarse sólo por contemplarlas, posiblemente son lo más destacado del pueblo.
En su máximo nomenclátor del pasado siglo XX aparece citado con 64 habitantes en el año 1900; ya ha llovido mucho desde entonces, sin duda, eran mejores tiempos para este lugar.
Una de las cosas que me llamó la atención es que en Sasa de Sobrepuerto no había fuente, el motivo es que cada casa tenía su propio pozo de agua, hasta 14 pozos había en el pueblo.
Lo que es una verdadera lástima es lo de la iglesia de La Ascensión del Señor. Era un precioso templo románico, fechable en el siglo XI. Su torre campanario se levantaba por encima del ábside (tipo serrablés) sobre el que se desplomó hace unos años, quedando el templo reducido a un montón de escombros. La cabecera contaba con un total de tres vanos, dos de ellos de doble derrame. Documento fotográficamente la iglesia con una imagen de mi amigo José María Establés del año 1988, y lo hago por la propia dignidad del edificio, reducido -como he comentado antes- a un montón de escombros.
Sasa de Sobrepuerto quedó oficialmente deshabitado en octubre del año 1965, cuando casa Ramón cerró sus puertas para siempre.
El acceso mas cómodo lo realizaremos desde Bergua, el primer tramo por medio de una pista en aceptable estado hasta el barranco.  Después tenemos una media horita caminando. A pie desde Bergua nos costó una hora y media de agradable caminata.


Fotografía 1; Casa Ramón (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Casa Mingué (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Hermoso pozo (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Casa Lardiés, con la portalada todavía en pie   (Cristian Laglera)
Fotografía 5; La iglesia en el año 1988  (José María Establés)