15/12/13

ATIART







Atiart es un pueblo fantasma en toda la regla; una sensación de extrañeza y tristeza a partes iguales recorrió mi cuerpo mientras paseaba por sus calles. Lo más extraño del caso es que no es habitual ver abandonado un pueblo prácticamente restaurado.
Atiart es una localidad de mediano tamaño perteneciente al municipio de La Fueva, está situada en pleno corazón de Sobrarbe; antiguamente perteneció al grupo de aldeas que conformaban el municipio de Toledo de Lanata.
El nombre de la aldea ha sufrido muchas variaciones a lo largo del tiempo: Latiart o L'Atiart durante el siglo XIX, La Atiart hasta 1950 y Atiart a partir de entonces.
Al quedar deshabitado a finales de los años sesenta pasó a manos de un propietario particular para dedicarlo en un principio a la explotación agraria.
Las casas fueron rehabilitadas siguiendo el estilo tradicional de la zona, aunque por razones que desconozco (imagino que económicas) las obras llevan detenidas algún tiempo.
Las casas están alineadas a la derecha de la carretera, amplias viviendas de varias alturas todas ellas coronadas por preciosas chimeneas de nueva construcción.
Al norte del núcleo, encontramos una sencilla ermita de estilo popular. Tiene una pequeña nave rectangular finalizada en testero recto. La puerta de acceso abre a los pies y sobre ella, se alza orgullosa la espadaña campanario de un solo ojo.
Las fiestas grandes de Atiart se celebraban el día 15 de agosto, día de la Virgen. Las pequeñas eran el 4 de diciembre, para Santa Bárbara.
Llegaremos hasta Atiart por medio de una carretera asfaltada señalizada que tomaremos desde la carretera C-140, vía que enlaza las poblaciones de Aínsa y Campo.



Fotografía 1; Atiart (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Una de las viviendas restauradas (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Preciosa chimenea (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Ermita de Atiart (Cristian Laglera)