28/6/15

OLINIÁS







La Ribagorza no deja de sorprenderme, por supuesto siempre para bien. Mira que peiné bien todo territorio por el tema del libro de los despoblados, y aún así, siguen saliendo aldeas recónditas y desconocidas como la que hoy os presento. 
Este caluroso mes de Junio de 2015 he visitado con mi buen amigo Carlos Bravo Suárez la aldea o casa de Oliniás. Se trata de una vivienda solitaria situada en la falda de la sierra homónima. Para situarnos, Oliniás se sitúa a unos tres kilómetros al norte de Santaliestra. 
La excursión empieza cruzando el puente de Santaliestra, al otro lado del río Ésera. Siguiendo la pista llegaremos en unos dos kilómetros al barranco de las Traveseras, y unos metros después, cogeremos el viejo sendero que conduce a Oliniás (sin señalizar). Visitar esta aldea es muy complicado; principalmente porque la senda esta casi perdida y seguirla es casi milagroso. Aún así, después de casi dos horas de caminata, de idas y venidas, conseguimos llegar a nuestro destino. 
Lo que vemos es una magnífica vivienda de dos plantas más la falsa, con bodega en los bajos. La casa se encuentra en ruina, con la cubierta en el suelo; aún así, a primera vista, se ve perfectamente que fue una señora vivienda. A su alrededor se sitúan todos los edificios auxiliares necesarios: dos bordas, un pajar, otro pequeño edificio (quizá herrería)...
Según tengo entendido, en Santaliestra vive algún descendiente de este núcleo, aunque es un dato que tengo que confirmar.
Cerca de la casa, hacia el este, se encuentra la cueva de Oliniás, visita que tuvimos que dejar para otra ocasión ya que el calor apretaba de lo lindo y la hora también.


Fotografía 1: Oliniás (Cristian Laglera)
Fotografía 2: Vivienda (Cristian Laglera)
Fotografía 3: Parte trasera (Cristian Laglera)
Fotografía 4: Horno adosado a la casa (Cristian Laglera)
Fotografía 5: Magnífica borda (Cristian Laglera)