24/10/18

PELEGRÍN







Hace unos días visitamos, en compañía de mi buen amigo Blas Gonzalo, la pequeña aldeita de Pelegrín.
Se localiza en lo alto de un montículo de la orilla derecha del barranco de Morillo, a unos dos kilómetros al norte del también deshabitado lugar de La Capana. Estamos en pleno corazón de la comarca de Sobrarbe.
Pelegrín fue uno de los núcleos que antiguamente pertenecieron al municipio de Santa María de Buil. Dicho municipio desapareció en la década de los sesenta absorbido por el de Aínsa, para finalmente acabar (ya como despoblado) perteneciendo en 1981 al amplio municipio de Aínsa-Sobrarbe.
El acceso lo realizaremos desde la carretera de Bruello, con desvío a la izquierda por una pista que cruza el barranco de Sarratiás. La pista está cerrada con cadena. A pie, unos 45 minutos.
Una vez en Pelegrín encontramos una vivienda amplia, de tres plantas. Lo más destacado del conjunto es el hermoso y amplio porche situado junto a la vivienda. A destacar también la prensa de vino, el pozo, y una borda situada unos metros al norte de la casa; magnífica.
También merece mención la magnífica chimenea cilíndrica que corona la vivienda, con doble salida de humos por huecos cuadrangulares.
Los campos de cultivo se encuentran en la bajada hacía el barranco de Bruello, sin duda la tierra fue el eje de la economía de este diminuto caserío.
Las fiestas se celebraban el día 8 de diciembre, conjuntamente con el cercano lugar de Sarrato.
En su único nomenclátor del pasado siglo XX (año 1930), Pelegrín aparece documentado con una casa y tres habitantes.


Fotografía 1; Pelegrín, en todo lo alto  (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Vivienda   (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Magnífica chimenea   (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Pozo   (Cristian Laglera)
Fotografía 5; Borda   (Cristian Laglera)