29/8/11

ASÚN







Asún es uno de los pueblos deshabitados que encontramos en pleno corazón del valle de Acumuer, muy cerca del pico O Pueyo y del río Aurín. Es posiblemente uno de los despoblados más recónditos y desconocidos de toda la comarca del Alto Gállego. 
El pueblo esta totalmente tomado por la maleza, la vegetación no respeta ninguna de las construcciones, es verdaderamente complicado moverse por el despoblado.
Sin necesidad de ser grandes observadores podemos apreciar una gran cantidad de bancales y terrazas en los alrededores del pueblo, una manera de aprovechar los recursos a través de la explotación de la tierra, y es que la tierra fue el motor sobre el que giró la pobre economía de este pequeño pueblo.
Fue siempre un lugar pequeño, no sobrepasó las seis viviendas. En su máximo nomenclátor del pasado siglo Asún llegó a censar un máximo de 57 habitantes (año 1910); finalmente, quedó deshabitado a mediados de la década de los sesenta.
Entre tanta ruina y tanta maleza destaca la silueta de la iglesia de San Victorián, a pesar de su lamentable estado. Es un templo de nave única y cabecera plana, con rechoncha torre campanario adosada. En su interior solo ruina, aunque merece ser destacada la pila bautismal casi oculta por la maleza pero en buen estado.
Llegaremos hasta Asún a través de un barranco (casi siempre medio seco) que tomaremos unos dos kilómetros antes de llegar a Acumuer, en la margen derecha de la carretera. La senda se pierde por momentos teniendo que “tirar de intuición” durante gran parte del trayecto. Son unos 50 minutos de caminata; uno de los problemas es que el pueblo no lo visualizas hasta que estas practicamente encima.

Fotografía 1; Asún engullido por la maleza  (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Torre de la iglesia parroquial  (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Pozo  (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Horno de pan (Cristian Laglera)


21/8/11

SOLIVETA








Soliveta es uno de los pueblos deshabitados situados en la zona oriental de Ribagorza; pertenece al término municipal de Monesma y Cajigar.
Como diría mi buen amigo Antonio García Omedes; "Soliveta ya no es, fue.  Llevo muchos años visitando despoblados y creo que en ningún otro sitio lo tuve tan complicado (quizá en Raluy) para poder captar alguna imagen medio aprovechable. La vegetación ha devorado este lugar hasta tal extremo que se puede afirmar que Soliveta forma ya parte del bosque.
La segunda fotografía del reportaje pertenece a la espadaña de la iglesia San Pedro. Es un templo románico que los expertos fechan en la segunda mitad del siglo XII. He seleccionado esta fotografía porque la vegetación impide tomar fotografías del exterior. Sobre la iglesia, el propio García Omedes nos cuenta en su estupenda página web Románico Aragonés: "Al interior, el abandonado templo muestra su hechura de nave única segmentada en tres tramos. Cubre su nave con bóveda de medio cañón y remata al este por cilindro absidal cubierto con cuarto de esfera. Carece de presbiterio, articulando directamente la cabecera con la nave. La puerta de acceso, moderna, abre a los pies del muro sur."
Destacan también las ruinas de la escuela, fue el último edificio que se levantó en este lugar, de poco le sirvió pues al final corrió la misma suerte que el resto de las edificaciones.
Cuatro casas devoradas por la maleza y sus correspondientes edificios de apoyo completan este lugar.
Soliveta fue abandonado a finales de los años sesenta, llegó a censar un máximo de 50 habitantes en el año 1920.
Junto a la pista de acceso (dirección Noguero) se sitúa casa Llera, que cuenta con una pequeña ermita de estilo rural dedicada a San José. Es una pequeña construcción de una nave rectangular y cabecera recta con espadaña sobre la puerta de acceso.
El acceso es por pista (todoterreno) que tomaremos 3 kilómetros después de rebasar Puente de Montañana, en dirección Aren, en el punto kilométrico 91 a nuestra izquierda. En total son 7 kilómetros de pista, antes de llegar a Soliveta (a nuestra derecha) veremos las ruinas del también abandonado lugar de Colls.


Fotografía 1; Soliveta (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Espadaña de la iglesia de San Pedro (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Cabecera (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Escuela de Soliveta (Cristian Laglera)
Fotografía 5; Casa Llera  (Cristian Laglera)
Fotografía 6; San José de casa LLera  (Cristian Laglera)


13/8/11

CILLAS









Situado sobre una ladera a escasos metros de Cortillas pero al otro lado del barranco, se alzan las ruinas de Cillas, otro de los pueblos deshabitados que encontramos en Sobrepuerto.
Fue un pueblo de mediano tamaño, al menos si lo comparamos con el resto de localidades de Sobrepuerto.
Llegó a tener un máximo de 16 casas abiertas censando un total de 142 habitantes en el año 1930. A partir de esa fecha comenzó se declive (al menos en cuanto a población), y en el año 1960 ya solo aparecen 49 personas censadas. Unos pocos años después, Cillas quedaría deshabitado. 
A mediados de los años cincuenta fue vendido al Patrimonio Forestal del Estado, siendo repoblado de pinos gran parte de su término. 
A pesar de su lamentable estado actual, todavía podemos apreciar algunos detalles constructivos típicos de la zona.
En cuanto a sus edificios más destacados citaremos en primer lugar la iglesia de La Asunción. Es un templo de nave única rematado en ábside plano, con destartalada torre campanario a los pies.
Otros edificios destacados son sus dos ermitas: San Vicente y San Bartolomé.
La primera de ellas, San Vicente, se sitúa (curiosamente) muy cerca de la iglesia. Lo más destacado es la bóveda apuntada de la cabecera que todavía conserva íntegra. Data del siglo XVI.
Más alejada se sitúa la ermita de San Bartolomé, románica (s. XII). La ermita, muy reformada y muy arruinada, ha perdido gran parte de su aire medieval.
El acceso a Cillas se realiza por una larga pista de tierra (unos 14 kilómetros) que tomaremos desde la localidad de Oliván. La pista solo es apta para vehículos todoterreno.


Fotografía 1; Cillas, llegada (Rubén Gómez)
Fotografía 2; Casa Blas (Marina González)
Fotografía 3; Imagen de La Asución (Rubén Gómez)
Fotografía 4; Interior de la Iglesia (Cristian Laglera)
Fotografía 5; Ermita de San Vicente  (Cristian Laglera)
Fotografía 6; Ermita de San Bartolomé (Cristian Laglera)


6/8/11

CORTILLAS










Cortillas es otro de los pueblos deshabitados que encontramos en el interior de Sobrepuerto; se sitúa a un lado del barranco de la Valle, justo enfrente del también deshabitado lugar de Cillas.
Precioso pueblo Cortillas, y muy grande por cierto, de los más grandes de todo Sobrepuerto. Hasta un total de 34 casas abiertas llegó a tener antiguamente, además de ayuntamiento propio.
Desde el año 1951 este pueblo también contó con suministro eléctrico, un lujo del que dispusieron sus habitantes durante algo más de 15 años.
Las casas eran grandes, de piedra de dos y tres alturas con tejados de lajas. Lamentablemente solo casa Isábal (que se encuentra perfectamente restaurada) aguanta en pie a día de hoy; el resto de las viviendas se hallan devastadas.
La iglesia parroquial de Los Santos Reyes (siglo XVII) es su edificio más destacado; al igual que el resto del núcleo su estado actual solo puede catalogarse como ruinoso.
A su lado se sitúa la escuela, un pequeño y sencillo edificio relativamente moderno restaurado recientemente.
Otro edificio de interés es la ermita de la Virgen, que cumplía funciones de capilla del cementerio; se sitúa anejo a éste, compartiendo ambos uno de sus muros.
Las fiestas de Cortillas se celebraban por todo lo alto el día 12 de octubre, para la Virgen del Pilar.
Su despoblamiento se consumó a finales de la década de los sesenta, por aquel entonces todavía censaba 75 habitantes; recordemos que en el año 1910 Cortillas llegó a censar 225 habitantes, su máximo histórico del pasado siglo XX.
Para llegar a Cortillas tenemos que tomar una larga pista (14 kilómetros) que tiene su inicio en la localidad de Oliván. La pista es restringida, hay que solicitar la acreditación en el ayuntamiento de Biescas.


Fotografía 1; Cortillas  (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Iglesia de Los Santos Reyes  (Marina González)
Fotografía 3; Torre campanario  (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Casa Isábal  (Cristian Laglera)
Fotografía 5; Pequeña plazoleta (Cristian Laglera)
Fotografía 6; Magnífica chimenea (Marina González)
Fotografía 7; Ermita de la Virgen  (Cristian Laglera)


4/8/11

BASARÁN








Basarán es uno de los pueblos deshabitados situados en pleno corazón de Sobrepuerto; actualizo el reportaje de este despoblado con imágenes tomadas en marzo de 2014. 
Estamos ante uno de los despoblados peor conservados de esa zona, todos los edificios están arruinados y no hay uno solo en aceptable estado. Sólo las vacas y algún visitante esporádico transitan hoy por sus ruinosas calles. 
Fue un pueblo grande, al menos era uno de los más grandes de Sobrepuerto. Llegó a tener un máximo de 15 casas abiertas y según nos cuenta el noménclator un máximo de 121 habitantes en el año 1.920. Fue a mediados de los años cincuenta cuando fue abandonado definitivamente; en el año 1954 fue vendido al Patrimonio Forestal del Estado. 
De entre todos los edificios destacaba la iglesia románica de San Úrbez. Fue trasladada a la estación de esquí de Formigal evitándole de esta manera un triste y precipitado final, como tantos otros templos de nuestra provincia. Hay que decir que su aspecto actual es muy diferente del que mostraba originalmente, ya que parece ser que solo la fisonomía de los ábsides fue respetada. 
También pertenecientes a Basarán eran las ermitas de San Blas y de La Virgen, ambas arruinadas. La primera la encontramos a algo más de un kilómetro de Basarán, en el camino a Cortillas. La segunda se sitúa en el mismo núcleo, al este.
Las fiestas grandes eran el día 8 de septiembre, festividad de la Natividad de la Virgen, y las pequeñas era el 10 de agosto, en honor de San Lorenzo. 
El acceso es por pista restringida que tomaremos en Oliván, desde allí tenemos 12 kilómetros de pista (todoterreno) hasta la conocida Cruz de Basarán. Una vez allí, tomaremos la pista central (hacia el este) y en menos de 200 metros veremos ya las primeras ruinas de Basarán.


Fotografía 1; Llegada a Basarán (Cristian Laglera)
Fotografía 2; Magnífica vivienda  (Cristian Laglera)
Fotografía 3; Ermita de La Virgen  (Cristian Laglera)
Fotografía 4; Ermita de San Blas (Cristian Laglera)
Fotografía 5; Iglesia de San Úrbez de Basarán en su nuevo emplazamiento, Formigal (Cristian Laglera)